¡Hola!

Me llamo Mariana, y tengo la idea radical de que todas las personas debemos preocuparnos por el cuidado del planeta. Por medio de este blog quiero hacerle el camino más fácil a quienes comparten esta idea y —como yo— han decidido dejar de esperar a que las soluciones vengan de afuera, y quieren empezar a ser parte del cambio.

Hace años me empecé a dar cuenta de lo inútil que era pasar el tiempo lamentándome por el estado del mundo, y decidí que que lo que tenía que hacer era pasar a la acción: empezar por descubrir de qué manera soy parte del problema, y así poder identificar con mayor claridad los puntos en los que puedo empezar a ser parte de las solución. Por eso ahora dedico buena parte de mi tiempo a aprender, explorar, y compartir mi búsqueda y mis experimentos en torno a una vida más sostenible, para que cada vez más personas le apostemos a un estilo de vida más respetuoso con el planeta y con todos los seres que lo habitamos. Esta es una de mis maneras de hacer activismo.

 


 

¿Quieres saber más?

 

Esa búsqueda inevitablemente me ha llevado a cuestionar y replantear muchos aspectos de mi estilo de vida y, aunque no siempre ha sido fácil, me he dado cuenta de que este proceso de aprendizaje me ha ayudado no sólo a entender, proteger y conectarme mejor con mi entorno, sino también a querer entenderme, cuidarme y conectarme mejor conmigo misma.

Ha habido momentos en los que siento que empiezo a perder un poco la cabeza, momentos en los que me dejo aplastar de nuevo por la sensación de impotencia, de que lo que hago no es suficiente, que mi “vida sostenible” es imperfecta. Afortunadamente he ido cultivando una mirada diferente, en la que la idea de ser una activista imperfecta me parece… bueno, casi perfecta.

Me parece esencial recordar que a lo que le apuesto es al proceso, y que lo que estoy buscando no es ganarme una medalla imaginaria a sostenibilidad a través de la culpa, el sacrificio y el sufrimiento, sino que estoy apostándole a construir una vida más consciente, más saludable, entretenida, plena, sensible, creativa, provechosa, despierta, enriquecedora, inspiradora… en fin, una vida bien vivida.

A partir de mi propia experiencia en este proceso (y de mi propia lucha constante con la idea tirana de la perfección), quiero motivarte a que veas la sostenibilidad de una manera diferente: no como un asunto lejano que se trata en oficinas gubernamentales e industriales, sino como un tema personal, que tiene que ver con cada pequeña cosa que haces en la vida cotidiana. Mi objetivo con este espacio es que sea algo así como una guía de viaje para una vida más sostenible (y también más sabrosa).

Estoy convencida de que los cambios realmente significativos se construyen desde lo pequeño y cotidiano, y vienen de adentro. Y sé, de primera mano, que se requiere mucha valentía para llevar una vida en la que se valoren —realmente— las cosas pequeñas. Todo lo que comparto aquí es para gente que está dispuesta a salir de la zona de confort, a aprender, experimentar, fracasar, y seguir intentando. Todo lo que escribo es para ti, si eres lo suficientemente valiente para querer vivir de manera sostenible, y poner de tu parte para que, en equipo, sigamos haciendo activismo imperfecto :-)

Mariana Matija · Cualquier cosita es cariño

El interés por la sostenibilidad no es un asunto nuevo para mí. Cuando tenía más o menos 7 años empecé un club ecológico —con carnets para los integrantes y todo— con el cual quería motivar a las personas que me rodeaban a interesarse también por el cuidado de planeta. Organizaba caminatas por el monte (en compañía de adultos responsables, por supuesto), y escribía notas sobre ecología en la máquina de escribir de mi mamá, para luego hacerles un par de dibujos y meterlas por debajo de la puerta de mis vecinos.

Ese proyecto creció conmigo a través de los años, y ahora sigue existiendo a través de este espacio. Aquí sigo escribiendo y dibujando, y buscando expandir la conversación, para que seamos cada vez más personas las que le apostamos por mantener nuestro planeta bello, sano y equilibrado.

El nombre de “Cualquier cosita es cariño” viene de la expresión popular, y ha sido el nombre que ha acompañado al blog desde hace diez años, cuando lo abrí por primera vez. Me gusta porque expresa algo que considero esencial: el hecho de que todos los pequeños gestos, sin importar lo insignificantes que a veces puedan parecer, son importantes cuando se trata de cuidar al planeta. Así que eso: poquito a poco se llega lejos. Un viaje de mil kilómetros empieza con el primer paso. Poco a poco hila la vieja el copo. Cualquier cosita es cariño.

 


 

Si algo de esto que has leído hasta ahora ha resonado contigo, te gusta la idea de la vida buena y sostenible y sientes que quieres ir un poquito más allá, entonces te invito a que me dejes tu correo y te unas al Club, donde recibirás más ideas y más herramientas para seguir integrando el cuidado del planeta (y de ti misma/o) a tu vida cotidiana.

Todo el contenido es gratis, y si en algún momento decides que ya no lo quieres recibir más, puedes salir en cualquier momento con un solo click.

 

 

 


Premios BitácorasMi blog ganó el premio a Mejor blog de innovación y sostenibilidad en los Premios Bitácoras 2015. Eso me hace feliz pues es evidencia de que muchas personas disfrutan lo que escribo y encuentran cosas útiles aquí.

Colectivo Hola EcoTambién soy fundadora y equipo base del colectivo Hola eco, que funciona como punto de encuentro y colaboración para blogueros con una pasión en común: la sostenibilidad.

 

 

CUALQUIER COSITA ES CARIÑO HA ESTADO EN

 


 

Un poco más sobre mí: nací en Manizales (Colombia) y vivo en Medellín desde comienzos de 2012; antes de llegar a Medellín viví un año en Barcelona, y antes de eso pasé algunos meses en Buenos Aires y casi tres años en Santiago de Chile.

Mi nombre completo es Mariana Álvarez Matijasevic. Uso Mariana Matija como seudónimo porque “Matija” es la manera cariñosa en la que muchas personas se refieren a mi familia más cercana, y porque creo que tiene mucho más sentido poner primero el apellido de las mamás. 

Estudié diseño visual, ilustración y tipografía, y los últimos seis años trabajé como profesora en dos universidades. Además de escribir sobre vida sostenible en Cualquier Cosita es Cariño, trabajo también como diseñadora en proyectos propios y colaborando con personas/empresas que comparten mi manera de ver el mundo. Me gusta dibujar, coser, tejer, bordar, cocinar y hacer experimentos. Me gusta viajar, leer, escribir, nadar, andar en bicicleta; me gustan los animales y las plantas, y me gustan también los humanos (aunque a veces seamos tan difíciles).

Puedes leer algunas cosas más personales sobre mí en esta entrevista de cumpleaños.

Si me quieres seguir la pista en otros lugares de internet, puedes seguir la página de Facebook del blog, o mi cuenta personal de InstagramPinterest y Twitter.