Etiqueta: soymibasura

Basura —casi— cero. Lo que hemos hecho, y lo que nos falta por hacer

Basura casi cero: lo que hemos hecho y lo que nos falta por hacer

El domingo compartí una foto que despertó mucho interés. Era una foto de la basura que R (mi chico) y yo hemos generado en los últimos dos meses y medio, envuelta en papel periódico reutilizado; saqué la foto justo antes de poner nuestro “paquete” en el contenedor de basura del edificio.

Quise compartir la foto porque es la primera vez que usamos papel periódico para envolver la basura (en lugar de la clásica bolsa de plástico) y también porque me sentí feliz de ver que habíamos logrado generar “sólo” ese pequeño bultito. Podría ser más pequeño (y a eso le apuntamos) pero igual es satisfactorio ver el fruto del esfuerzo por reducir nuestra huella de basura, particularmente si comparamos nuestro pequeño paquete con las enormes bolsas llenas de desechos que salen dos veces por semana de casi todos los otros apartamentos del edificio. ¿Y qué nos trajo hasta aquí? Principalmente nuestra preocupación por el impacto negativo que tenemos los humanos en el planeta, pero también un poco de curiosidad, de ganas de probar cosas nuevas y de comprobar que podemos vivir de otra manera.

La verdad es que sólo hasta que descubrimos Trash is for Tossers no fuimos 100% conscientes de todo lo que podíamos hacer para reducir nuestra cuota de basura. Recuerdo la primera vez que leí sobre Lauren Singer y su frasquito de basura, y cómo esa simple —pero poderosa— imagen me llevó a mirar de otra manera mi propio basurero. Hace años que llevo mis propias bolsas cuando voy a comprar, evito los productos con exceso de empaque, rechazo los pitillos y los excesos de servilletas… y la verdad es que sentía que ya estaba haciendo todo lo que estaba en mis manos. ¡Ay, si estaba equivocada! Leer +

¿Quieres una bolsita para filtrar leche de almendras? ¡Aquí están todas las instrucciones!

Amo la leche de almendras; la descubrí hace algunos años y desde ese entonces se ha convertido en una habitante frecuente de mi nevera. Le tengo además un cariño especial porque fue uno de los primeros ingredientes que usé para explorar la repostería sin lácteos —y por lo tanto fue una pieza clave en mi transición a una alimentación vegana— y porque ha sido una de esas recetas (si es que se le puede decir así, que la verdad es tan fácil de hacer que ni siquiera sé si califica como receta) que me ha llevado a aprender a alimentarme mejor y a cuidarme más. Leer +