Etiqueta: sostenible

Glosario: Biodegradable (¡Nueva sección!)

Glosario: Biodegradable | Cualquier cosita es cariño

Ahora que se habla del tema con más frecuencia, se podría pensar que entender el concepto de sostenibilidad es una tarea sencilla. Sin embargo, la jerga “verde” está llena artimañas, especialmente cuando se utiliza con el fin de convencernos de seleccionar una opción “ecológica” o comprar un producto “sostenible”.

Aprender a identificar cuándo esas palabras realmente significan algo, y cuándo están ahí solamente para maquillar de verde un producto o servicio, ha sido una tarea ardua, a veces frustrante… y además da la sensación de que nunca termina. Yo ya me he tropezado más de una vez en el proceso, y por eso se me ocurrió la idea de hacer esta nueva sección: un glosario que iré construyendo poco a poco, y en el que voy a agarrar las palabras confusas de la sostenibilidad —esas que parece que dicen todo pero no dicen nada— y voy a darte definiciones tan sencillas (pero a la vez tan completas) como sea posible, para facilitarte el camino y que empieces a dominar el argot de la sostenibilidad como si fueras la mano derecha del Capitán Planeta (#TrabajoSoñado). Leer +

“Sensible” no es un defecto

"Sensible" no es un defecto · Cualquier cosita es cariño

Con cierta frecuencia noto que se usa la palabra “sensible” casi como si fuera un insulto, como si dejarse conmover por la realidad fuera una enfermedad que deberíamos eliminar sin piedad. Y la verdad es que antes me lo creía… muchas veces en el pasado sentí que ser sensible era una carga y un aspecto de mi personalidad que debería corregir. Ya no.

Me gusta ser así, aunque a veces eso signifique que la vida se siente más difícil, y aunque eso le resulte incómodo a algunas personas. Y bueno, aunque muchas veces me resulte incómodo a mí misma, porque eso pasa también.

“Sensible” es algo que hemos aprendido a ver como un defecto. Lo asociamos con debilidad y con irracionalidad. Lo asociamos también con comportamientos que son —supuestamente— femeninos, y lo femenino está muy mal parado en nuestras sociedades: lo deseable es ser fuertes, racionales, resistentes. Eso (según aprendemos) son “características de los hombres”, y sólo podemos alcanzarlas (y supuestamente deberíamos querer alcanzarlas, a fin de cuentas ser muy mujer está muy mal visto) si dejamos a un lado los sentimientos y nos regimos por la razón. Leer +

5 mitos y verdades sobre la sostenibilidad

5 mitos y verdades sobre la sostenibilidad

Ahhhh, la sostenibilidad. Esa palabra manoseada que se aplica como si fuera un bálsamo mágico en las etiquetas de los productos para que compremos sin sentimiento de culpa, de la que se habla cada vez más en los periódicos, en las películas y en los blogs (¡holi!).

No es una palabra nueva, pero últimamente da la sensación de que aparece en todas partes (obviamente estoy sesgada, pues yo busco información sobre este tema constantemente, así que “me lo encuentro” por doquier).

Y a mí me alegra, de verdad, me parece importantísimo que la sostenibilidad sea tema de conversación, que adquiera su merecidísimo papel protagónico… pero en el fondo también me asusta que —como ya lo dije antes— le pase lo que le pasa a los protagonistas de telenovela: que sea explotada por los medios para aprovechar hasta el último centavo que pueda producir por medio del marketing, que sea juzgada por los aspectos más superficiales, y olvidada cuando llegue otra palabra más llamativa.

Así que, asumiendo la responsabilidad que me toca con respecto a la sostenibilidad (al fin de cuentas tengo un blog en el cual es absoluta protagonista), quiero abordar algunos de los mitos y verdades de los que más comúnmente es víctima. Podrían ser 50, ó 500, pero creo que con estos cinco cubrimos al menos una parte importante del terreno. Leer +

Una idea para el día de la Tierra: salir de la zona de confort

Una idea para el día de la Tierra: Salir de la zona de confort

Hace un año compartí una lista con 5 hábitos esenciales para una vida más sostenible. Hoy me uno a varias de mis colegas de Hola eco para invitarte a aplicar diferentes ideas que buscan que la Tierra se celebre de manera cotidiana.

Tengo clarísimo que el día de la Tierra no alcanza: tiene que ser toda la vida, todos los años, los meses y los días (con banda sonora y todo). Por eso lo que quiero compartir no es una acción que sólo vale para hoy, sino una invitación para cambiar nuestra manera de pensar y de ver el mundo que podamos seguir cultivando de ahora en adelante.

Y sé que tampoco alcanzan los esfuerzos de una sola persona… por eso nos unimos desde Hola eco con “Ideas para el día de la Tierra” —nuestra primera publicación colaborativa— para compartir una serie de ideas que abordan la sostenibilidad desde diferentes perspectivas, que se nutren mutuamente y se complementan. Como tiene que ser :-)

Mi idea para el día de la Tierra parece sencilla pero a veces puede ser súper difícil: salir de la zona de confort. Es una sola frase, una sola tarea… da la sensación de que es cuestión de ponerse a ello y se logra. Pero no. La zona de confort está al acecho donde menos lo esperamos, manteniéndonos en una neblina que nos hace creer que todo está bien y que evita que nos movamos a otras zonas… mas incómodas tal vez, pero mucho más interesantes y estimulantes. Leer +

¿Cuál es el jabón más sostenible? + una receta para hacer jabón líquido a partir de jabón en barra

¿Cuál es el jabón más sostenible?

El jabón se ha convertido en una de esas cosas sin las que no podemos vivir. Y sí, yo soy fan (siento genuina felicidad cuando me lavo las manos después de haber estado en la calle, por ejemplo), pero creo que es necesario que empecemos a preguntarnos algunas cosas sobre ese colorido, perfumado y omnipresente producto.

No recuerdo dónde vi o leí (Gracias Google). Donnie Darko dice, en algún momento de la película, que el invento más importante en la historia de la humanidad fueron los antisépticos; no la rueda, ni la electricidad, ni el internet, sino la higiene acompañada de cosas que ayudan a controlar la presencia de bacterias. Y yo pienso que tiene mucho sentido (sin quitarle su debido mérito a los otros mencionados, claro)… a fin de cuentas los antisépticos evitan que cada raspón en la rodilla se convierta en gangrena y que el contacto con cualquier bacteria se convierta en una amenaza mortal. Así que, claramente, ese ha sido un invento esencial para la superviviencia y proliferación de los humanos (que a su vez ha tenido un impacto negativo en la existencia de otras especies, pero no hablemos hoy de temas tan oscuros). Leer +

Guía expandida: más ideas de regalos de navidad responsables (y bonitos)

Guía expandida de regalos de navidad sostenibles y bonitos

La semana pasada te propuse una mini-guía con 3 tipos de de regalos responsables y bonitos, y otros 3 que definitivamente deberían desaparecer.

Para hoy quise recopilar algunas ideas que pienso que funcionarían muy bien como regalos —adaptándome a las 3 categorías que propuse en la publicación anterior— y que no sólo sirven para navidad sino que puedes tener a la mano para cualquier otro momento en el que quieras dar regalos (que ya hablamos de la desobediencia civil al regalo por compromiso). Aquí van, algunas con enlaces a cosas que a mí me gustan, de diferentes lugares del mundo: Leer +

Hoy, en gente bonita: Viajeros Reverdes

Recuerdo muy bien el momento en el que descubrí el blog de Viajeros Reverdes: fue a través de una publicación en la página de Facebook de Veganise, una marca de ropa creada por una chica polaca, de la cual yo había comprado una camiseta hace poco… otro agujero de conejo de esos que me gusta encontrar en internet.

Me sentí feliz. Siempre me siento feliz cuando encuentro proyectos que siento tan cercanos a mi corazón, cuando confirmo una vez más que el mundo —a pesar de que a veces no lo parezca— está lleno de personas que se preocupan por el cuidado del planeta y el bienestar de los animales al igual que el bienestar de las personas. Empecé a leer una publicación tras otra y a ver sus bellísimas fotos, e hice lo que sentí que era necesario: escribirles para decirles que me había quedado encantada con su blog y para agradecerles por ser uno de esos granitos de arena brillantes que ponen el peso en el lado bueno de la balanza… y con sus respuestas confirmé algo que ya sospechaba: que quienes están detrás de esas publicaciones y esas fotos son personas amigables y sensibles, de esas que se les ve la sonrisa a través del texto de un e-mail; gente bonita de verdad verdad. Leer +