Para empezar, un proverbio chino

Ya empezó 2014, y el comienzo de un año suele ser una buenísima excusa para ponerse metas y propósitos.

Creo que todos hemos pasado por ahí, diciendo cosas como “el próximo año haré ejercicio”, “el próximo año dejo X mal hábito”, “el próximo año veré más seguido a mis amigos”, etc, etc, etc. Empezamos el año llenos de energía y de impulso para llevar a cabo todos esos propósitos, pero a medida que nos vamos dando cuenta de que el nuevo año es exactamente igual al anterior, ese impulso se destiñe hasta que retomamos nuestras rutinas pasadas, olvidando por completo (o al menos casi por completo) cualquier resolución de año nuevo.

Se dice que para formar o romper un hábito se necesitan 21 días de compromiso… puede que sea cierto. No tengo ninguna fórmula mágica para esto de los hábitos (sean o no de año nuevo); realmente lo único que ha funcionado para mí cuando de eso se trata, es que sea algo que de verdad quiero hacer, y que tenga claro por qué lo estoy haciendo.

Lo de las fórmulas para cambiar hábitos no es exactamente de lo que quiero hablar, pero me sirve de introducción. Con las promesas de año nuevo normalmente queremos mejorar algo de nosotros mismos… diferente a lo que pasa el resto del año, cuando –más que de buenos propósitos– estamos llenos de quejas sobre lo mal que va todo lo demás (nosotros no, ¡qué tal!). Están mal los vecinos, está mal la ciudad, el medio ambiente, los políticos, los compañeros de trabajo, los conductores del bus, los de la tienda; si queremos tener una conversación sin fin, sólo hace falta que empecemos a hablar de lo mal que está todo, y de qué cosas habría que hacer para que todo funcione. Aparentemente todos tenemos buenas ideas, todos tenemos propuestas para resolver las cosas que están saliendo mal. ¿Por qué no pasa nada entonces?

No pasa nada porque nuestras ideas y propuestas no pasan de ser sólo eso. Casi ninguna se aplica. Se quedan en las conversaciones entre cervezas, y ahí no sirven para nada. Entonces ahí viene el proverbio chino:

 

“Antes de iniciar la labor de cambiar el mundo, dale tres vueltas a tu propia casa”

 

Eso aplica para la labor de cambiar el mundo o para cualquier otra labor menos ambiciosa. Y lo de las vueltas a la propia casa, bueno… pueden ser literales, pero no sé si esas servirán de mucho; en todo caso ante cada nueva queja o inconformidad sobre la realidad que nos rodea, sin importar si estamos hablando de la relación con nuestra familia, de lo que pasa en la ciudad, de lo mal que está el planeta, de lo que pasa en nuestro lugar de trabajo, lo primero que deberíamos hacer es mirar para adentro y analizar lo que nosotros estamos haciendo para generar, sostener, mejorar o empeorar esa situación.

Es muy fácil echarle la culpa a factores externos —de hecho es a lo que nos hemos acostumbrado— pero si realmente tenemos la intención de cambiar algo, ese cambio debe venir desde adentro; no podemos esperar que nuestra ciudad sea cívica y organizada si nosotros nos saltamos todas las leyes, tiramos basura en la calle, y acabamos con el espacio público; no podemos esperar que el planeta se “arregle” si sobre-utilizamos sus recursos y generamos basura como si se fuera a desaparecer mágicamente en un agujero negro; y es importante ser sinceros con respecto a lo que vemos en nosotros mismos, y evitar pensar solamente en extremos (error que acabo de cometer con los ejemplos que puse): la mayoría de comportamientos y hábitos nocivos suelen ser casi imperceptibles, y tienen efectos desastrosos gracias a su acumulación y no a su fuerza.

Por ejemplo (en mi caso): si mi intención es ayudar al planeta, ¿qué estoy haciendo para lograrlo? ¿será suficiente separar las basuras y apagar las luces que no uso? con el tiempo he aprendido que eso es importante, pero no es suficiente, y de hecho este blog es uno de los resultados de ese darle tres vueltas a mi propia casa.

Todos los días hacemos cosas “mecánicamente”, sin analizar o cuestionar mucho. ¿Cuántas de esas cosas contradicen dramáticamente las causas en las que creemos, o los cambios que queremos generar? Obviamente no se trata de volvernos obsesivo-compulsivos con el análisis de comportamientos, pero vale la pena empezar a preguntarnos por qué hacemos muchas de las cosas que hacemos y qué tanto estamos poniendo nosotros realmente para cambiar las cosas que nos inquietan/preocupan/molestan/entristecen/indignan.

Y tú… ¿Ya le has dado vueltas a tu casa? ¿Con qué te has encontrado?

Compartir es lindo ♥ Share on FacebookPin on PinterestShare on Google+Tweet about this on Twitter

4 Comentarios

  1. carlos

    Gracias por este buen artículo, me gustó mucho, lo comparto completamente y puedo decir que hace un tiempo vengo haciendo el ejercicio que sugieres y el cual llamo: concientizar cada acto que realice. Soy amigo de la crítica, me gusta, me parece que es un buen punto de arranque, de confrontar y confrontarse; este espíritu crítico lleva a la concientización necesaria para realmente cambiar malos hábitos o para mantenerlos pero por lo menos sabiéndolo. Una crítica que tenga al NO siempre ahí pero no para refocilarse en el sino para buscar el SI continuamente, algo para crecer y no para estancarse. Y lo que más me gusta del artículo es que esa crítica se aplique a uno, pues para algo básico pero tan olvidado como conocerse y entender mi relación con el mundo. Llevo unos 6 años de cambios en mi vida: no como carne, no creo en dioses (ni uno ni varios), soy más liberal, abierto, no pertenezco a partidos ni tengo ídolos, vendí el carro para caminar y contaminar menos, y no me ufano de eso con vos que hace rato imagino pasaste por ahí, sino para reforzar el fondo de tu artículo de concientizar tus actos y decidir buscando coherencia con lo que cada uno tenga en el fondo de su ser. Eso no es una moda, es ser humano.

    • ¡Hola Carlos! Me alegra mucho saber que te gustó lo que escribí. Pienso que aplicar la crítica y el cuestionamiento a uno mismo es lo más importante… nada nos ganamos con tratar de resolver mil problemas por fuera cuando estamos llenos de incoherencias y de problemas nosotros mismos, y al final, al ajustar esas cosas desde adentro, todo afuera también empieza a tomar su lugar. Me gusta mucho lo que dices, que no es una moda, es ser humano. No puedo estar más de acuerdo. Gracias a ti por pasarte por aquí a leer. ¡Un abrazo!

  2. Debora

    Gracias Mariana por todos tus articulos !!Son una maravillosa y magnifica fuente de inspiracion y de sabiduria que se ve que llevas a cabo.
    Es muy importante la reflexion que nos deja este articulo.
    Tambien me encanto lo que dice Carlos.
    GRACIAS y a seguir esparciendo la consciencia, pero primero enraizarla en nosotros y luego solo con ese ejemplo atraeremos lo que buscamos.
    Que tengan un dia lleno de logros !!
    Debora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *