Mitos y verdades sobre la alimentación vegana

No te asustes si no eres vegana/o, y tampoco si no eres vegetariana/o: esta entrada está pensada sobre todo para ti. Si te llama la atención el veganismo pero tienes dudas, también es para ti. Si eres vegana/o hace poco tiempo también es para ti. Y si eres vegano desde hace años, también.

Lo que busco con este texto no es “convertirte” y que dejes de consumir productos de origen animal mágicamente (aunque debo confesar que si pudiera tener un súper-poder me gustaría tener ese), sino para que conozcas un poco más sobre lo que hay detrás de esta filosofía de vida y este tipo de alimentación, conversemos sobre lo que piensas y las dudas que te genera, y así entre todos empecemos a despejar los mitos y prejuicios que existen en torno al tema. Es posible que al final te sorprendas con algunos de los datos que revisaremos y, aunque ni siquiera te hayas planteado la idea de consumir menos carne, nunca está de más saber de qué va el asunto.

Antes de entrar en materia creo que es importante contarte dos cosas: primero, qué es el veganismo (por si acaso no has oído nunca esa palabra o no tienes del todo claro de qué se trata), y segundo, por qué soy vegana. Aquí voy:

Vamos a lo primero: ¿qué es el veganismo?

El veganismo es la práctica de abstenerse de consumir o usar cualquier producto de origen animal, así como de financiar el uso de animales como objetos mercantiles (por ejemplo en los circos y los zoológicos); no es sólo un asunto de alimentación —aunque ese es puntualmente el que trataremos hoy— sino una filosofía de vida. Los diferentes matices que pueden encontrarse sobre la definición de veganismo nos dan para largo y podría hacer una publicación del blog sólo sobre eso, pero no me voy a extender pues para lo que lo necesitamos ahora nos basta con la definición general. En todo caso, si lo quieres ampliar más puedes visitar vivevegano.org o el artículo de Wikipedia que es bastante completo.

¿Por qué soy vegana?

Como ya te lo he contado antes, la preocupación por la sostenibilidad me acompaña desde que era una niña. Contarte con detalle cómo ha sido todo el proceso va a requerir una entrada aparte en el blog —y planeo hacerlo—, pero por ahora me voy a ir a lo elemental: en todos estos años he aprendido que no se puede hablar de sostenibilidad sin hablar de alimentación (no lo digo yo, lo dicen IOP Science, la ONU y la FAO, y lo amplían BBC Mundo, El País, Anima Naturalis, Clean CO2, DW y básicamente todas las organizaciones ambientalistas y cualquier medio de comunicación que no esté siendo censurado por intereses económicos), no se puede hablar de alimentación sin hablar de productos de origen animal (sobre todo en países como el mío, donde somos carne-lacto-ovo-dependientes), no se puede hablar de productos de origen animal sin hablar de maltrato a los animales, y, para mí, no se puede hablar de ser respetuoso con el planeta sin al menos plantearse la idea de ser respetuoso con los animales.

Con esos dos puntos iniciales claros, podemos pasar a revisar algunos mitos que hay en torno a la alimentación vegana (y sus verdades). Y de nuevo, son tantos y tan complejos que cada uno podría ser una entrada individual en el blog, pero me voy a centrar en 5 mitos que considero que son la base de los prejuicios más comunes y generalizados (al menos en mi experiencia).

Mito-1

Mito: Ser vegano es difícil

Realidad: De esto ya te había hablado antes. Para mí la cosa es así: las dificultades están en la cabeza, y si uno tiene claro por qué quiere hacer las cosas pues entonces ya nada es tan difícil. Para esto me valgo de una frase que ya compartí antes, pero que sigue siendo igual de válida y que resume de manera clara todo el asunto:

“El que quiere, encuentra una manera. El que no quiere, encuentra una excusa” ¡Twitéalo!

Por otro lado, cada vez más personas están preocupándose por su alimentación y por el impacto que ésta tiene en la salud, en el bienestar de los animales y en el medio ambiente. Cada vez es más fácil encontrar información sobre cómo alimentarse bien teniendo una dieta libre de crueldad, y cada vez es más fácil encontrar productos alimenticios y recetas que hacen que el proceso sea mucho más sencillo. Hay varias organizaciones animalistas que han preparado guías muy completas para que cualquier persona interesada en el veganismo pueda ver de qué se trata y empezar a pensar la alimentación de otra manera, aquí te dejo una recopilación de algunas de las que yo he encontrado: Guía vegetariana para principiantesKit vegano para principiantes, Recetario vegano, ¿Por qué vegano?, Guía para una dieta sin carne y Una opción mejor.

Mito-2

Mito: La comida vegana es rara o difícil de conseguir

Realidad: Muchísima de la comida que consumes todos los días es vegana —esto es especialmente cierto si piensas en ingredientes y no en preparaciones completas—; sin embargo muchas personas piensan que la comida vegana es rara y que sólo se consigue en tiendas especializadas. Claro, hay tiendas que venden muchos productos específicos para veganos, pero la base de la alimentación vegana la consigues en cualquier plaza, legumbrería o supermercado común.

A mí me causa gracia cuando oigo decir que alguien no le gusta la comida vegana… ¿no le gusta el arroz? ¿la pasta? ¿la avena? ¿el pan? ¿todas las frutas y las verduras? ¿el café? ¿el chocolate? ¿¿¿la cerveza??? Pensemos que “comida vegana” básicamente significa cualquier alimento que no contenga derivados de origen animal… no se trata de una corriente culinaria con ingredientes que vengan de otro planeta ni que tenga como requisito tener sabores extraños o ausencia de sabor. Lo que nos lleva al siguiente mito:

Mito-3

Mito: La comida vegana es insípida

Realidad: La comida sabe bien si se prepara bien, y esto es cierto para la carne o para los vegetales. De hecho, a la carne se le suele dar sabor adobándola con hierbas y con especias (que son vegetales al fin y al cabo), y te aseguro que en las frutas y las verduras vas a encontrar un arcoíris de sabores, aromas y texturas que superan por mucho a las posibilidades que encuentras en los productos de origen animal. Si alguna vez probaste un plato vegano que no tenía buen sabor seguramente es que no fue preparado con buena sazón, exactamente igual a cuando has probado un plato con carne que no te gustó.

Mito-4

Mito: La comida vegana es cara

Realidad: La carne y los lácteos, junto a la mayoría de alimentos procesados, están entre los productos más caros de la canasta familiar. Las legumbres (que son una maravillosa fuente de proteína) y las frutas y vegetales locales y de estación están entre las cosas más baratas que puedes encontrar —especialmente si compras en la plaza— y las semillas y frutos secos, si bien son un poco más costosos que los demás vegetales, no llegan a ser tan caros como la mayoría de carnes y quesos. En todo caso aquí pasa como en el punto anterior: vas a encontrar cosas caras y baratas tanto en el mundo de la gastronomía vegana como en el de la gastronomía omnívora; realmente todo va a depender de dónde compres y qué tipo de productos prefieras.

Por otro lado, hay un asunto de costos que vale la pena tener en cuenta, y es el costo a largo plazo. La alimentación vegana —cuando se lleva a cabo a consciencia y estando bien informado— es mucho más saludable que la mayoría de dietas omnívoras, lo cual se ve reflejado en un mejor estado de salud, que nos lleva a tener menos necesidad de ir al médico o gastar plata en medicamentos y tratamientos. Y eso sin hablar del costo a largo plazo para el planeta (y por extensión para todos nosotros, que lo habitamos).

Mito-5

Mito: La comida vegana no es nutritiva

Realidad: Como revisamos en el punto de arriba, la comida vegana es mucho más saludable que las dietas omnívoras si se lleva a cabo a consciencia y con buena información. Es necesario tener en cuenta que vivimos en sociedades altamente dependientes de los productos de origen animal para la alimentación, así que no se trata de eliminarlos del plato y comer lo que quede, pues eso te puede dejar con un par de verduras mal preparadas y con una deficiencia nutricional en el futuro cercano… sin embargo vale la pena resaltar que la idea que tenemos de que un plato con carne “ya es una buena comida” es también una visión distorsionada de nuestras necesidades alimenticias, y que muchas personas que tienen deficiencias nutricionales las tienen a pesar de que consumen productos de origen animal.

En todo caso la alimentación vegana no es inherentemente saludable. Es perfectamente posible ser vegano y alimentarse de manera poco balanceada y consumir cosas procesadas en exceso y vivir lleno de enfermedades… pero claro, esa no es la idea. Insisto: a consciencia y con buena información.


 

Como dije al principio, el asunto de los mitos en torno a la alimentación vegana da para largo, podría publicar una lista casi interminable y extenderme mucho más, pero creo que estos 5 mitos cubren al menos una parte importante del terreno.

Yo sé que no es posible que todos pasemos a ser veganos mágicamente de un día para otro (¡qué más quisiera yo! ;) ), pero pienso que vale la pena compartir estas ideas para empezar a entender mejor todo lo que hay detrás de ésta filosofía de vida, de la cual no nos vendría mal adoptar al menos un par de cosas; al fin y al cabo en el veganismo, como en la sostenibilidad, no se trata de hacer cambios mágicos de la noche a la mañana sino de plantearnos cosas, cuestionar nuestras costumbres y las creencias que damos por sentado, y empezar a generar cambio poco a poco. Yo pienso que más valen 10 personas no-veganas hablando sobre veganismo y planteándose la idea de consumir menos productos de origen animal que un solo vegano al 100% que cambió de un día para otro y no tolera los procesos y las transiciones ajenas.

Como siempre, los comentarios están abiertos para que me cuentes qué te ha parecido la publicación y conversemos sobre lo que piensas. ¿Creías —o crees aún— en alguno de esos mitos? ¿Cuáles añadirías a la lista? ¡Te espero en los comentarios!

 

Compartir es lindo ♥ Share on FacebookPin on PinterestShare on Google+Tweet about this on Twitter

46 Comentarios

  1. Mariana! :-)
    Como siempre, que buen post! Creo que hay un mito muy muy muy comun que es el de la Vitamina B12. Casi siempre que busco informacion al respecto del veganismo, esa es la “critica” mas comun – que si no comés nada de origen animal, no vas a conseguir la vitamina B12 porque no se encuentra en ningun otros tipo de alimento y por lo tanto la unica opcion es consumir pastillas de esa vitamina. Que opinás?
    Abrazo!!

    • Mariana

      ¡Hola Gabriela! Me alegra que te haya gustado :-)

      El tema de la B12 justo tengo planeado abordarlo en otro post que trate específicamente de los nutrientes “problema” (o los que se considera que se consumen menos en una dieta vegana). Pero para responder tu duda, el de la vitamina B12 no es un mito y efectivamente es necesario que consumamos alimentos suplementados (o pastillas) si no consumimos ningún derivado de origen animal. Te recomiendo que leas este post que hacen los chicos de Dietistas Vegetarianos (Jordi es mi dietista y su asesoría fue esencial al momento de dar este gran paso), es muy completo y muy claro: http://bit.ly/1QnK5F1

      En este enlace también puedes ampliar un poco más la información: http://bit.ly/1zNfPQ2
      Y por aquí un poquito más: http://bit.ly/1QnL1JA

      En conclusión: si eres vegetariana o vegana SÍ o SÍ debes consumir B12 a través de alimentos que estén suplementados (como las leches vegetales, cereales, etc), consumirla en pastillas o aplicarla en inyecciones. Yo lo hice con inyecciones cada dos meses por un tiempo pero por recomendación del dietista me cambié a unas pastillas que se toman una vez por semana (por comodidad… hay algunas que se toman todos los días, según la concentración).

      Espero haber resuelto tu pregunta, ¡si tienes más dudas pregúntame con confianza! :-)

      ¡Un abrazo!

      • ¡Felicidades por el artículo!

        Efectivamente, todas las personas veganas y vegetarianas debemos tomar suplementos de Vitamina B12. ¡Es obligatorio si queremos estar sanos! Habrá gente que diga que eso no es “natural”, pero la realidad es que precisamente nuestra carencia actual viene de la adopción de costumbres tales como la higiene o la cocción de los alimentos. De otra manera la podríamos obtener de la tierra, pero claro, también estaríamos a merced de ciertas infecciones. Un gran mito de la Vitamina B12 es que hay gente que se cree que es de origen animal. La B12 es de origen bacteriano, y muchos animales herbívoros con intestinos muy largos, alojan esos microorganismos que producen la vitamina. Luego esta vitamina se transfiere a los músculos, y es esa la que consumen las personas que consumen carne… Bueno, es un tema bastante apasionante, la verdad. Hace poco escribí un artículo al respecto. Me gustaría que lo visitaras a ver si encuentras algo que sea mejorable. Lo voy ampliando con las dudas y recomendaciones de las personas que lo leen. Las fuentes son fiables, documentos científicos contrastados y opinión de dietistas-nutricionistas de confianza: http://delantaldealces.com/vitamina-b12/

        Espero que os guste, y felicidades por el blog! :)

        • ¡Muchas gracias por la información Lluís! Y gracias por el enlace, seguramente a muchas personas les resultará muy útil.

          ¡Saludos! :-)

      • Tengo exactamente la misma duda y alguien me hablo de la espirulina para suplementar esta vitamina, que sabes al respecto?

        • ¡Hola Lina! Como le comenté más abajo a Sara:

          La espirulina tiene un análogo de la B12 que hace que te salga un nivel normal en las pruebas pero que el cuerpo no es capaz de metabolizar. Te dejo unos enlaces con información sobre la B12 (confiable y bien documentada). Aquí y aquí puedes encontrar información de la Vegan Society (en inglés). Este es de la página web de mi nutricionista, y este es de una web de una chica mexicana que escribe sobre veganismo, e hizo una entrada muy completa precisamente sobre la B12.

          ¡Saludos!

      • Yo llevo un tiempo en vías a una dieta vegana. Soy Vegetariana hace mas de un año, casi dos y la verdad este tema es el que mas me ha costado abordar. Sobre todo por mi hija…todos me critican, y hay un tema social súper fuerte de por medio que me marca como que soy la peor madre del mundo, pero de a poquito y con ayuda me he ido poniendo en linea a una alimentación mas completa y consciente…gracias por la info!!

        • Me imagino… mucha gente no se “ahorra” sus opiniones cuando se alimentación se trata. Lo más curioso es que dudo que esas personas le anden cuestionando a otros padres el hecho de alimentar a sus hijos con cosas procesadas, híper-cargadas de azúcar o plenamente insostenibles y llenas de crueldad. Si de algo sirve: NO, no eres la peor madre del mundo. No eres una mala mamá. Que estés preocupándote por el planeta muestra un nivel de compromiso que otras mamás no asumen. Ojalá todas las mamás conectaran con su papel maternal en el nivel que lo haces tú, comprometiéndose a cuidar el mundo que le dejan a sus hijos, y buscando alternativas que sean más justas con sus hijos y todos los otros seres que los acompañan en este planeta.

          Como en todo —y como lo digo en la publicación— hay que informarse bien. Mucha gente que come carne igual se alimenta pésimo, y ser vegano por supuesto no es una garantía de buena salud. En ese proceso lo mejor es que estés bien informada, no sólo para que se alimenten de manera balanceada sino para que tengas “herramientas” para desmentir a las personas que te juzgan por la decisión que estás tomando. Martha, de Mexican Vegan, hizo la traducción de un libro escrito por dos nutricionistas veganos, con información súper completa y muy clara. Lo puedes descargar aquí. Y también, por si te interesa, te dejo el dato de mi nutricionista, que fue el que me asesoró en todo el proceso cuando decidí ser vegana. Se llama Jordi, es un amor, y lo puedes contactar a través de su página web (está en Barcelona pero atiende también por Skype).

          ¡Un abrazo!

          • Valeria

            Gracias por no aprobar mis comentarios..
            Gracias por la intolerancia
            Gracias por censurar.
            Gracias por confirmar cada dia mi teoría sobre el veganismo.
            Besitos

            (este comentario no será visto por mi, ya que seguro como el anterior, será censurado por
            su moderadora. Que viva la pluralidad, el diálogo y las críticas constructivas..!! Que viva!!! )

            • Valeria, cuando tu comentario no sea un texto el doble de largo que la publicación, lleno de prejuicios y de información mal documentada, cuando tu comentario no esté simplemente motivado por el resentimiento hacia los veganos y cuando estés dispuesta a aplicar la pluralidad, el diálogo y las críticas constructivas que tú pides para ti misma, estaré feliz de tener una conversación contigo.

              Mientras tanto, este es mi espacio web, yo lo hago, yo pago por él, y me reservo el derecho de evitar que se convierta en otro medio de difusión de mensajes de intolerancia como el tuyo.

          • Muchas gracias por toda la información!! Como decías mas arriba, no solo es un tema de alimentarme bien, sino de también tener herramientas para defenderme frente a los ataques casi bélicos por querer ser vegana…
            Acá en Chile aun es un tema muy nuevo, a diferencia de países como España que he visto ya llevan gran avance en el tema, y por lo mismo encontrar especialistas relacionados es complicado y muy muy costoso…Es como si ser vegano/vegetariano o querer comer saludable estuviera disponible solo para la elite de la sociedad
            Gracias de nuevo por toda la información!

  2. Evelyn

    Perdona, sólo leí por encima los links q pusiste, así q igual te cuento algo q ya sabes, pero la vitamina B12 se encuentra en la tierra. Quiero decir con esto q las carencias de B12 son ya bastante universales (veganos y omnívoros), ya q los animales q se consumen hoy en día rara vez han visto la tierra ni por una ventana. Así q otra cosa q se puede ir tachando de la lista de supuestas desventajas (aunq en este caso sea por lo de “mal de muchos…”). Yo de momento me resisto a tomar las pastillas, pero vamos, q lo tengo planteado. Iba a hacerme unos análisis para ayudarme en la decisión, pero leí en uno de los links q pueden ser engañosos.. En fin, q tendré q ponerle un poco más de empeño a la investigación. Por lo demás, yo me quedo con el vegano intolerante, pero me ha gustado mucho tu post ;P.

    • Mariana

      ¡Hola Evelyn! Tienes toda la razón… lo que no sé es si a los animales les dan algún concentrado con suplemento o algo así (no me extrañaría). Yo me hice un análisis el año pasado y tenía todos los niveles de todo muy normales (el de B12 incluso por encima del promedio); lo que tengo entendido que puede ser engañoso en los análisis es si consumes, por ejemplo, muchas algas, pues éstas tienen unos análogos del B12 que aparece en los resultados pero que realmente no pueden ser metabolizados por el cuerpo. Igual si consumes alimentos que estén fortificados se supone que no deberías tener problema, y si los consumes con frecuencia no te harán falta las pastillas… yo, que compro pocas cosas empacadas y procesadas (pocas cosas fortificadas artificialmente), prefiero ir a la fija y tomar las pastillas por seguridad. Las que uso son certificadas como veganas así que para mí todo bien ahí :-)

      Con respecto a lo otro, yo de alguna manera también me quedo con el vegano “intolerante”, pero sólo por vegano (no por intolerante jajaja). A lo que voy con lo que digo en el texto es a que creo que casi todos los que somos veganos hemos estado ahí, en ese punto de “sé que debo hacer algo pero todavía no sé qué es o cómo hacerlo”, y pienso que ese es un momento valioso, que se puede echar a perder si viene algún purista a decirte que lo tienes que hacer todo perfecto desde el principio.

      No me cabe duda de que existen personas que han hecho el cambio de un día para otro, pero creo que para la mayoría de nosotros ha sido más un proceso, y es un proceso enriquecedor porque está lleno de cuestionamientos y aprendizajes, y cuando es abierto y tolerante tiene más posibilidades de contagiar a otras personas que cuando se centra en que si no lo haces todo de golpe entonces no vale la pena. A mí por ejemplo me tomó 4 años de ser vegetariana para darme cuenta de que la producción de lácteos estaba mal también (ahora pienso que es incluso peor que la producción de carne), y después de eso me tomó unos cuantos meses decidirme a dejar de consumir huevos también. Yo le creo más al progreso que a la perfección ;-)

      ¡Un abrazo!

      • A los animales sí que les dan la B12 y con el pienso, ya que esta es de origen bacteriano y, como comprenderás, los animales no la sintetizamos (sí lo hacen, sin embargo, las bacterias de nuestro intestino aunque en cantidades insuficientes). Te preguntarás cómo se obtenía hace miles de años, y yo te respondo: los suelos no estaban tan dañados como en la actualidad y los animales la podíamos obtener directamente del consumo de vegetales en cuyas raíces se encontraban las bacterias sintetizadoras de B12. Aún a día de hoy hay suelos donde hay riqueza de estas bacterias pero son escasos. Lo más gracioso es que los veganos somos poco naturales porque la tenemos que tomar en suplementos cuando los omnivoros la obtienen de comerse a los animales que previamente han tomado esos mismos suplementos… paradojas de la vida. Respecto a la B12 inactiva: si haces un análisis te aparecerá que estás perfecta pero sin embargo esas vitaminas pueden ser de las inactivas y tu cuerpo no las estaría aprovechando. De ahí el mito de que las carencias de B12 se solucionan tomando levadura de cerveza o tempeh, por ejemplo, que sí es verdad que tienen B12, pero una B12 procedente de hongos y no de bacterias, que es la única aprovechable para nuestro organismo. Saludos. Buen blog!

        • ¡Hola Lara! Muchas gracias por pasarte por aquí y dejar tu aporte. Lo que dices del suelo es crucial… de hecho, la FAO ha declarado 2015 como el año internacional de los suelos, y están compartiendo un montón de información al respecto.

          El rollo de que somos “poco naturales” se cae por su propio peso. No tiene nada de natural comunicarse con personas que están al otro lado del mundo a través de una pantalla de un computador… sin embargo ves pocos omnívoros quejándose de eso. “Natural” es que los animales se saluden olfateándose el trasero, y tampoco lo andamos haciendo por ahí cada vez que nos encontramos con alguien jajaja ;-)

          ¡Saludos!

  3. Begoña

    Hola. Sobre la vitamina B12, sé que la levadura de cerveza tiene. Eso sí, no sé en qué cantidad ni tampoco cuál sería la dosis necesaria.

    Muy buen post, gracias!

    • Mariana

      ¡Hola Begoña! Gracias por tu comentario :-)
      Lo que yo tengo entendido sobre las levaduras (de cerveza y nutricional) es que igual deben estar fortificadas, pues la que tienen tampoco es biodisponible (es decir, está ahí pero el cuerpo no la puede aprovechar). Aquí puedes encontrar un poquito más al respecto: http://bit.ly/1F1WMSb y aquí explican un poco de lo que comentaba Evelyn: http://bit.ly/1JutD1C

      ¡Abrazo!

  4. Evelyn

    Jajajaj, si sólo bromeaba, lo explicaste a la perfección y desde luego es más productivo (más q nada xq no puedes obligar a nadie, lástima). Yo fui vegetariana 13 años firmemente convencida de que lo de la leche y los huevos era un problema diferente cuya solución no pasaba por dejar de consumirlos. Desde luego, nunca subestimes el poder de la negación :/. Además, debe ser casi imposible no incurrir en “errores” veganos, hay q tener un máster en química, otro en lenguas muertas (para todas esas palabras q sólo existen en las etiquetas de los productos) y otro en paciencia. Yo según me voy enterando, voy excluyendo cosas, pero no me tiro de los pelos si como o compro algo sin querer q no debía. Respecto a lo de la B12, muchos veganos con más experiencia consideran q es aconsejable tomarla, así q doy por hecho q tienen razón. Sólo me resisto un poco porq soy bastante antimedicinas y complementos y no me gusta la idea de tomarme algo como hábito. También me da un poco de coraje leer lo d dieta vegana sí, pero bien planificada y pendiente de q no t falte de nada, etc etc.. q hasta yo he dicho de alguna manera. Y tampoco es q sea mentira, estaría muy bien q todos seamos conscientes y cuidadosos con nuestra alimentación, pero EN SERIOOOO? Cuanto más tiempo llevo de vegana, más me rechina. YO debo tener mucho cuidado con mi dieta vegana, no sea q me de un algo por faltarme las grasas saturadas, toxinas, antibióticos, tumores y demás maravillas q me estoy perdiendo por no comer cadáveres? YO, con mi baldita de la nevera llena de verduras y sin apenas productos procesados (más porq no puedo q porq sea muy responsable :P)? Sueno más radical de lo q soy, de hecho, yo no saco el tema nunca y soy muy comedida y “respetuosa” pero es q creo q somos demasiado educados. Y todo esto ahora te lo has tragado tú, pero creo q su origen era un vídeo q vi ayer y me dejó indignaíta xDDD. Tú no m hagas ni caso, q es lo q hacen todos mis amigos cndo empiezo a despotricar sobre cualquier cosa :P.

    • Mariana

      Jajajaja, toda la razón. ¿Lo del máster en química y en lenguas muertas lo recibiremos honoris causa? jajajaja. El de paciencia ni me digas…

      Y totalmente de acuerdo con lo que dices de la planeación de la dieta… es algo que debe aplicar sin importar qué comes (o qué decides dejar de comer). El asunto es que tenemos el chip de la carne y la leche tan clavado en el cerebro que cuando pensamos en que ya no los vamos a comer nos asustamos con los nutrientes y tal… pero por ejemplo eso para mí fue de lo más interesante, porque me llevó a preocuparme por saber comer y a realmente disfrutar la comida, entender su preparación y todo eso. Y obvio, a darme cuenta de que antes realmente comía pésimo (me comía una fruta a la semana si acaso) y estaba ciegamente convencida de que tenía una alimentación adecuada sólo porque había un pedazo de carne en el plato y un vaso de leche en la mañana (“nunca subestimes el poder de la negación”).

      • Evelyn

        Espero q sí, q nos estamos preparando como los q más xD.

        Creo q eso q dices nos pasa a todos, al hacerte vegano redescubres la comida. O incluso descubres todo un mundo nuevo (en el q ves q todo lo hacías al revés, como cndo siendo vegano escuchas a un crudivegano y descubres q sigues haciéndolo todo al revés xDDD). Ahora hasta medio cocino un poco. Y desde luego q lo tenemos clavado en el cerebro, porq cndo ves lo absurdísimo q es, sólo t lo explicas con el lavado de cerebro. Aún así, me sigue dando vergüenza haber dicho cosas del tipo q cndo tuviera hijos sí lo estudiaría bien a fondo e investigaría bien para q no les falte nada, etc.. No porq ya no piense hacerlo, sino porq le da credibilidad a ese supuesto cuidado especial q hay q tener y a esas supuestas carencias, como si de verdad mis hipotéticos futuros hijos fueran a estar peor con su platito de verduras q esa gran mayoría de niños atiborrados a pizza, hamburguesa y fritanga y con su bolsa de chuches diaria. Vamos, q espero ser una madre responsable y mirarlo d todas formas, pero mi hijo perruno, mi hijo gatuno y yo somos veganos a lo loco y estamos mejor q todos los q nos rodean (con su pienso vegano, cuyos productores sí se comieron la cabeza para q sea completo; a ver si se va a creer alguien q los tengo a los pobres mustiándose con lechuga y patata :S). Ooootra vez t solté un mitin. La culpa es tuya por seguirme el rollo. Sugerencia: yo no m ofendo si no m contestan xD

        • Mariana

          Jajajaja, tú comenta nada más, que todos los comentarios son bienvenidos siempre, sin importar si son largos, mientras sean con buen rollo. ¡Un abrazo!

  5. ¡Hola Mariana! Espectacular entrada, clara y concisa, y la voy a compartir con mi gente.
    Yo no soy vegana ni vegetariana, y tengo mis razones para no serlo, pero estoy en camino de reducir la comida de origen animal en mi dieta, y eso me parece muy positivo. Me siento mejor con ese cambio, lo noto, incluso a corto plazo, y creo que todos deberíamos hacerlo por una razón que ya comentas en tu entrada: no puedes pensar en sostenibilidad sin pensar en tu alimentación. ¡100% de acuerdo!
    Por eso leo blogs de cocina vegana, me informo e investigo algunas cosas, aunque me he dado cuenta de que mucho de lo que como algunos días ya es vegano de por sí, aunque yo no lo sea.
    Estaré atenta si publicas más entradas sobre veganismo.
    Un abrazo,

    • Mariana

      ¡Hola Irene! Me alegra que te haya gustado y que lo hayas encontrado útil. Como digo en la entrada, me encantaría tener una varita mágica con la que pudiera hacer que todos fuéramos veganos para evitar todo el sufrimiento de los animales y el impacto negativo que nuestra dieta está teniendo en el planeta… pero eso no pasa por arte de magia, y pienso que es súper valioso que las personas que no son vegetarianas empiecen a descubrir lo que tú misma estás diciendo: que muchas de las cosas que comen ya son veganas de por sí, que pueden empezar a reducir el consumo de productos de origen animal, y que así van a empezar a notar cambios positivos en un montón de cosas.

      Cuenta con que habrá más entradas sobre veganismo ;-)
      Y mientras tanto, si te animas, revisa las recetas que tengo publicadas que son todas veganas y súper fáciles de preparar. ¡Un abrazo!

  6. Andrés

    Hola!!!
    Mil gracias por este post… cuando ví que ibas a hablar de los mitos supuse que te ibas a quedar en los temas de siempre: proteina, Vb12, ”las plantas sienten” etc, etc, etc….
    Sin embargo has mencionado algunos de los mitos/retos más comunes que enfrentamos quienes hemos decidido ser veganos por convicción… y lo disfrutamos.
    Yo te agregaría un par de mitos/prejuicios con los que me he encontrado en el poco tiempo que he gozado de seguir una dieta basada en plantas:
    1; el veganismo es una moda.
    2; el veganismo va en contra de la naturaleza humana.
    Supongo que también te has encontrado con estas ”perlas” igual de trilladitas todas las excusas de quienes no quieren ver la verdad.
    Nuevamente GRACIAS!!!

    • ¡Hola Andrés! Claro, es que me quedo corta por un montón… como tú mismo sabes, hay infinidad de mitos y prejuicios en torno al veganismo pero aquí quise abordar particularmente los que giran en torno a la comida. La comida es un asunto que mueve muchas sensibilidades, y creo que es importante hablar sobre esos prejuicios para que las personas que no son veganas puedan conversar con las que sí a partir de una mirada mejor informada.

      Los que me sugieres son otros clásicos, y tengo planeado hacer otro par de publicaciones enfocándome en los mitos desde otras perspectivas, así que en un tiempo los podrás encontrar aquí también ;-)

      Un abrazo, y gracias a ti por pasarte por aquí :-)

  7. Amé este lugar. Me siento completamente identificada, casi como si yo hablara en él.
    Respecto a la B12, estoy tomando Spirulina. ¿Qué sabes de esta microalga? No quisiera comprar farmacéuticos para este suplemento. ¡Gracias! :D

    • ¡Hola Sara! ¡Qué bueno que te haya gustado!

      Con respecto a lo que me preguntas, te puedo decir lo que me ha recomendado mi nutricionista (y que confirmo en todos los lugares en los que leo sobre nutrición vegana): tomar sí o sí un suplemento. El tema de que sea un farmacéutico parece que le baja el ánimo a muchas personas, pero piensa en todos los farmacéuticos que estás dejando de consumir a través de los productos de origen animal (que están cargados de antibióticos, hormonas y otro montón de cosas), y verás que tomar una simple pastillita de B12 una vez por semana ya no suena tan mal ;-)

      La espirulina, según tengo entendido, tiene un análogo de la B12 que hace que te salga un nivel normal en las pruebas pero que el cuerpo no es capaz de metabolizar. Te dejo unos enlaces con información sobre la B12 (confiable y bien documentada). Estos dos son de la Vegan Society (en inglés): http://bit.ly/1DPGNkW http://bit.ly/1DPGSVN, este es de la página web de mi nutricionista: http://bit.ly/1KZXIv3 y este es de una web de una chica mexicana que escribe sobre veganismo, e hizo una entrada muy completa precisamente sobre la B12: http://bit.ly/1iHH3QO

      Espero que te resulte útil la información. Cualquier otra cosa en la que te pueda ayudar no dudes en escribirme. ¡Un abrazo y espero seguir “viéndote” por aquí!

  8. Natalia

    Hola Mariana!
    Hoy, en mi falta de actividad en el trabajo, me encarreté leyendo tus post. Me encantan tus ideas, y así como tú, desde siempre he tenido un interés en cuidar la tierra a quienes viven en ella (de ahí que la veterinaria me escogió jejej). Han sido súper útiles tus post sobre pdctos de cuidado personal…esos son los que más amo. Pero, leyendo éste, quería pedirte que pusieras recetas de lo que normalmente comes, nada exótico sino tu comida del día a día. Te lo pido porque mi médica ayurveda me quitó los lácteos de la dieta, y no es que coma mucha carne…así que por ahora digamos que soy una vegana medio obligada. La cosa es que amo los quesos, y la crema de leche, y bla bla bla, y estoy medio bisoña (o visoña?) descifrando qué me voy a preparar cada día. MIL GRACIAS1

    • ¡Hola Natalia! Pues qué bueno que estés aprovechando el tiempo así jajaja. Lo que me pides es algo que tengo planeado hacer, pero que requiere mucho trabajo (fotos durante varios días, escribir y seleccionar bien…) así que todavía no me he animado; pero si quieres me puedes escribir un correo con dudas que tengas y te ayudo con todo lo que pueda.

      Lo que te puedo decir por ahora, es que yo también “amaba” los quesos, crema de leche, etc, y no me imaginaba mi vida sin lácteos (de hecho cuando decidí de comer carne me dije a mí misma algo como “bueno, no más carne, pero los lácteos nunca los dejo” jajaja, ¡las vueltas que da la vida!), y no es tan complicado como parece. Sí te recomendaría que busques información sobre la vida sin lácteos desde la perspectiva del veganismo (del respeto a los animales) pues eso posiblemente te haga sentir más motivada que el solo hecho de que te hayan recomendado eliminarlos de la dieta. Por aquí puedes empezar: http://humanefacts.org/dairy/ o aquí: http://bit.ly/1OLDUKc

      Seguramente ya lo sabes, pero la alimentación (como casi todo en la vida) es cuestión de hábito. Ahora seguro te parece rarísimo y súper difícil pero vas a ver que también se te abre un mundo de posibilidades. Si te metes a mi Pinterest también puedes encontrar los tableros de comidas, postres y bebidas veganas, y hay recetas de todos los niveles de dificultad (aunque trato de guardar sólo las que son realmente sencillas de hacer). Espero que te sirva el dato, y como te dije, escríbeme y me preguntas lo que quieras :-)

      ¡Un abrazo!

      • Natalia

        Mil gracias! cuando tenga dudas concretas te escribiré jejeje. Entiendo lo largo de las recetas, pero por ahora puedes montar cositas peques :P …has hecho alguna vez chips de kale? yo los compré ya hechos y son lo más delicioso del mundo, pero me quiebro comprando siempre ese mecatico. La verdad me ha ido súper bien comiendo sin lácteos ni azúcar, lo más complicado es esos mecaticos o cositas para picar saladas.

  9. Hola! Hoy descubri este blog y me ha parecido muy bueno, te felicito por lo que haces :) Sobre el tema del veganismo debo reconocer que no lo soy, pero hace un año comenzé a reducir el consumo de carnes rojas, hoy en día puedo decir que la consumo una vez al mes cuando mucho, pollo y pescados me ha costado más reducir su consumo.. me encantaría poder hacer un cambio radical, pero como dice el nombre del blog considero que es un pequeño granito de arena.
    Saludos desde Chile !

    • ¡Hola Kamy! Me alegra mucho que hayas llegado al blog y que disfrutes lo que escribo :-)
      Como tú lo dices, las decisiones que has tomado son un granito de arena, y uno muy importante. Yo pienso que lo ideal es que un cambio lleve al siguiente, y que nos atrevamos a probar cosas más ambiciosas en la búsqueda de tener una vida más sostenible. Te recomiendo esta publicación, y también esta y esta para que de pronto te inspires a ir un pasito más allá. ¡Un abrazo!

    • ¡Hola María! La alimentación sana, contrario a lo que nos “venden” en infinidad de revistas y webs, no está necesariamente ligada a la pérdida de peso. El peso tiene que ver con cuestiones genéticas, de alimentación, ejercicio y estilo de vida, y “comer sano” no necesariamente es sinónimo de adelgazar. Para mantener un peso adecuado debes conocer bien tu cuerpo, y alimentarte de manera balanceada, así como mantener un buen nivel de actividad física. En todo caso, yo no soy nutricionista ni nada parecido, así que no te puedo asesorar al respecto; lo que sí te puedo decir es que, en mi proceso de aprender a comer bien, he podido mantener un peso saludable (algo que me costaba mucho trabajo antes, cuando mi peso estaba por debajo de lo “normal”, al menos con respecto a mi estatura) sin problema. ¡Saludos!

  10. Hola buenas! Antes de nada decir que soy omnívoro y lo seguiré siendo, y aunque respeto mucho la libertad de la gente, creo que resulta peligroso divulgar información errónea acerca de la alimentación…
    Sólo quería decir que la teoría de la tierra con respecto a la vitamina B12 y que los animales solo la obtienen con los mismos suplementos es faltar a la verdad. De hecho, atún, sardinas, salmón, y otros pescados son fuente importante de esta vitamina, y ni siquiera lo mencionáis. Y si se supementa a los animales es por el tipo de explotación intensiva que se da, cuestionable moralmente, pero es lo que posibilita los precios asequibles de los alimentos….y hay gente que muere de inanición. Así que en mi opinión deberían gastar sus energías en erradicar el hambre en el mundo y concienciar a la población de este grave problema. Un saludo de un veterinario realista y consecuente.

    • Hola Paco.

      Aquí nadie está tratando de convertir a nadie, así que no hace falta que aclares lo que comes ni lo que piensas comer en el futuro. Respondiendo a tus inquietudes:

      1. La publicación ni siquiera habla del B12, es una conversación que se da en los comentarios, y (si lees con cuidado) notarás que lo que respondo —de acuerdo a lo que he leído de muchas fuentes confiables, y a lo que sugiere mi nutricionista— es que es necesario suplementar con B12. No menciono al atún, ni a las sardinas, ni al salmón porque la publicación es sobre alimentación vegana, y porque yo soy vegana. Es obvio.

      2. Lo que posibilita los precios asequibles de los alimentos es el abuso a los animales (te guste o no te guste aceptarlo), y las subvenciones del gobierno.

      3. Cuando dices que en tu opinión deberíamos “gastar nuestras energías en erradicar el hambre del mundo” supongo que te refieres a que dejemos de preocuparnos por los animales, y nos preocupemos por los humanos… y estoy hasta el cuello de comentarios como ese. Hay mucha gente que, como tú, cree que preocuparse por los animales hace que no nos preocupemos por la gente, y no podrías estar más equivocado. Es más, me pregunto: ¿qué haces tú por resolver el hambre del mundo? ¿Muchas cosas? ¿Nada? ¿O es que sólo quieres que los activistas que están enfocados en otros temas resuelvan las cosas que a ti te parecen importantes?

      En todo caso, si lo que te preocupa es el hambre en el mundo, te tengo una noticia: dejar de comer carne es una de las maneras más potentes en las que puedes ayudar a reducir el hambre en el mundo. ¿Por qué? Porque (supongo que lo sabrás) aproximadamente el 70% de los granos que se producen, se usan para alimentar ganado, que consume una mínima cantidad de la población. Con esa cantidad de grano hay de sobra para alimentar a la gente que muere de hambre (y alimentarla de manera balanceada), pero OBVIO, lo que mucha gente quiere es comer carne, no darle la comida de “sus vacas” a los pobres. Irónico, ¿no?

      Y por si acaso, esta información no me la estoy inventando yo. Puedes leer aquí, aquí, aquí y aquí. ¡Saludos!

  11. Mélanie

    Hola Mariana, gracias por tu post. No soy ni vegana ni vegetariana, pero como muy poca carne e intento limitar mi consumo de alimentos de origen animal.
    Creo que el límite principal de este tipo de dieta es la vida social. Vivo en España y mis amigos veganos lo pasan muy mal en determinadas situaciones ya que muchos bares y restaurante casi no tienen opciones veganas. Y esto lleva a comer mal (patatas fritas, pan) o no comer directamente.
    Las cosas están cambiando y se está tomando en cuenta cada vez más este tipo de dieta, pero queda mucho por hacer, sobre todo fuera de las grandes ciudades!

    • ¡Hola Mélanie! Sí, de cierta manera sí que lo es. De hecho, cuando me preguntan “qué es lo más difícil de ser vegana”, siempre respondo: “la gente” :-P
      El tema de la información nutricional puede ser difícil de navegar, pero se logra. Yo creo que mis momentos realmente “difíciles” han tenido que ver con la actitud de otras personas (y con mi dificultad, en ciertos casos, para enfrentarme a esas actitudes).

      Lo que mencionas de los restaurantes es clave. Sí, cada vez hay más opciones, pero todavía falta muchísimo por hacer. En todo caso, hasta en los lugares menos esperados se pueden encontrar opciones veganas, si uno tiene la disposición de preguntar (y claro, si el chef o el propietario o el que sea tiene la disposición de adaptar un poco las cosas).

      ¡Un abrazo!

  12. Mariano

    muy interesante , gracias por tomarte el trabajo de escribir esto!!!
    , ayuda mucho . Gracias

    unas cositas rapidas

    1-Vean el documental COWSPIRACY: The Sustainability Secret

    2-sin ofender y es mi punto de vista , llamaria al veganismo etica de vida y no filosofia, mi filosofia puede cambiar pero la etica no. esto es importante porque hay ciertos puntos que a mi parecer no son “discutibles” son verdades categoricas, como no matar y no torturar. Esto no es exagerado. No hay q minimizarlo. Metamosle pilas para cambiar , de a poco , pero con apuro , se trata de vidas.

    Gracias!!!

    pd:me gustaria que puedas ponerte en contacto conmigo, si es que sigue abierto el tema. a ver si se puede armar algo :), te comento por mail , asi no me extiendo mucho.

    • ¡Hola Mariano! Me alegra que te haya gustado la publicación. Cowspiracy es tremendo documental, a mí me gustó mucho y me llenó de nueva información (y eso que lo vi ya siendo vegana). Siempre lo recomiendo :-)

      Con respecto al asunto de filosofía vs. ética, creo que las dos palabras se prestan para diversas interpretaciones. La ética también es un concepto más bien “etéreo”, que varía de una sociedad a otra, de una época a otra. Yo pienso que lo importante, es que cada uno de nosotros tenga claro por qué hace lo que hace, y por qué asume estos cambios. Eso lo digo, por supuesto, sin querer minimizar el asunto. Para mí es un tema absolutamente cercano al corazón.

      Mi correo lo puedes encontrar en la sección de “contacto”. Ahí también hay un formulario que puedes llenar, sea como sea recibo el mismo mensaje en la misma bandeja de entrada :-)

      ¡Saludos!

  13. la levadura fresca es apta para veganos ?, por que la que es en polvo tiene un embulsionante raro que no se sabe bien de que origen es .y la cerveza es apta o depende la marca ????

    • ¡Hola Melisa! Pues eso depende de qué tan pragmática seas en tu visión del veganismo. En una sociedad en la que prácticamente todo ha implicado el uso de algún animal en algún momento (sea como ingrediente, en pruebas, en transporte, etc), yo, personalmente, prefiero enfocarme en evitar lo que sé que está en mis manos, y no atormentarme por ingredientes pequeñísimos que se sospecha que lejanamente podrían tal vez contener algo de origen animal. Si puedo averiguar el origen de los ingredientes y asegurarme que todo sea vegano, pues genial. Si no (y si el ingrediente como tal no viene de los animales, como es el caso de la levadura), pues lo consumo sin más, porque no creo que tenga sentido ponerme esas restricciones. Pero esa es mi visión personal :-) Dicho eso: no tengo idea de si el polvo ese es de origen animal, y no consumo levadura de cerveza, así que no te sé decir cómo se fabrica, o cuál es vegana y cuál no. ¡Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *