Mejor que la leche: ¡leche de almendras!

Hace poco estaba hablando con varios amigos sobre lo mucho que nos gustaba tomar leche de vaca, y cómo nos dejó de gustar gradualmente después de dejar de comer carne. No sé si es una coincidencia o si es algo que le pase normalmente a la gente que deja de comer carne…

Pero en fin, en algún momento les conté que con frecuencia hago leche de almendras porque me encanta y sabe delicioso con cosas para las que normalmente se usa leche de vaca, como el arroz con leche, el cereal, la granola, etc, y quedaron sorprendidos con lo sencilla que es la receta, así que aquí la quiero compartir.

Realmente es raro tomar leche, o bueno… teniendo en cuenta los estándares culturales es raro no tomarla, pero cuando uno se pregunta si se tomaría un vaso de leche de yegua, de chigüiro, de delfín, la cosa cambia un poco. El humano es el único animal que toma leche de otro animal (salvo los casos rarísimos en los que por ejemplo una mamá cerda adopta una camada de perritos, o algo así) y el único animal que toma leche en edad adulta.

Pienso que eso debe al menos decirnos algo: la naturaleza nunca tuvo la intención de que tomáramos leche siendo adultos, y todo el tema del consumo de la leche como fuente de nutrientes supuestamente esenciales es motivo de diversos debates médicos. De hecho, el año pasado, Harvard decidió retirar la leche de su lista de alimentos recomendados, y en el estudio que publicaron también hablan sobre la relación que se ha encontrado entre el consumo de leche y el desarrollo de cáncer de ovario y cáncer de próstata. El estudio se puede leer haciendo click aquí, y más información sobre el consumo de leche y de calcio se encuentra aquí. Las dos páginas están en inglés pero vale la pena leer al menos algunos datos generales… y en todo caso es fácil encontrar información al respecto en español.

Entonces la cosa es así: hay estudios que apuntan a que el consumo de leche puede estar relacionado con el desarrollo de cáncer. Si eso no es razón suficiente para que consideres el uso de bebidas alternativas (como la leche de almendras), entonces piensa en todos los aditivos, conservantes, hormonas, antibióticos que tiene la leche de vaca comercial; si eso tampoco te preocupa entonces piensa en el horrible trato que reciben las vacas en las lecheras industriales y pregúntate… si la leche era para un ternero, ¿qué hicieron con el ternero para que tú la puedas estar tomando? Si eso tampoco te preocupa entonces creo que estás leyendo el blog equivocado, pero igual eres bienvenido jaja.

Antes de seguir, aquí puedes ver el video de unas vacas que están viendo el pasto por primera vez después de haber vivido encerradas para que las usaran como lecheras, es lindo y feliz. Pueden adelantar a 1:13 si quieren ir directo a la felicidad.

Ahora a lo que vinimos:

Para hacer leche de almendras necesitas:

  • Una taza de almendras
  • Agua
  • Licuadora
  • Colador
  • ¡Nada más!

Leche-de-almendras-8 Leche-de-almendras-9 Leche-de-almendras-10 Leche-de-almendras-11 Leche-de-almendras-12

Se ponen a remojar las almendras toda la noche (mínimo 8 horas). Se escurren y se lavan bien (el agua de remojo no se debe usar para hacer la leche). Se ponen en la licuadora con dos tazas de agua y se licúan; yo lo hago con “descansos” para no forzar demasiado el motor de la licuadora, así que la pongo al máximo por unos segundos, la dejo descansar, y así otro par de veces hasta que el líquido esté muy blanco y se vea que todas las almendras están bien picadas.

Después se pasa la mezcla a una jarra a través de un colador. Lo he hecho antes con un colador normal y queda bien, pero para quienes prefieran una textura más suave (como yo) queda mejor usando un colador de tela, como los que se usan para filtrar café. Además eso permite exprimir con las manos la pulpa y sacarle mejor provecho (sale más líquido, la pulpa queda más seca). Después se añade una o dos tazas más de agua, dependiendo de lo que uno prefiera: a mayor cantidad de agua queda una mezcla menos concentrada, por supuesto.

¡Y listo! Queda una bebida súper natural, súper nutritiva y con el gustito extra que da el saber que la hizo uno mismo. Se le puede añadir esencia de vainilla, azúcar o (preferiblemente) panela, pero realmente a mi no me parece que le haga falta, queda riquísima así tal cual.

No tiene conservantes, así que se puede dañar rápido. Lo ideal es que uses implementos muy limpios, y que la refrigeres tan pronto esté lista. Se debe consumir idealmente en uno o dos días.

Y hablando de los poderes nutritivos de las almendras, aquí van unos datos comparativos para que vean que vale la pena:

Información nutricional almendras

La pulpa que queda de la preparación de la leche se puede guardar en la nevera y se puede usar para cosas horneadas, se puede mezclar con granola, batidos, jugos… o la puedes usar para hacer estas deliciosas bolitas de almendra y limón, o estas bolitas poderosas.

¿Vas a probar la receta? ¿Ya la probaste? ¿Tienes variaciones u otros tips? ¡Te espero en los comentarios!

Compartir es lindo ♥ Share on FacebookPin on PinterestShare on Google+Tweet about this on Twitter

18 Comentarios

    • ¡Hola Lilibeth! Puedes compartirla tanto como quieras, lo único que te pido es que pongas un enlace al blog, para que la gente sepa cuál es la fuente original de la receta. ¡Saludos!

  1. Natalia

    Como ves, hoy me dediqué a leerte jajaj
    Pregunta: de dónde saco el colador de tela? No tengo máquina ni nada así. Debe ser una tela especial?

    • ¡Yo las hago por encargo! Aquí puedes ver cómo son: http://bit.ly/1OLDUKc
      Las que yo hago son con tela de algodón de tejido plano, funcionan muy bien para filtrar leche de almendras, de soya y de nueces. Con la de marañones no me ha ido tan bien pues el ripio es muy finito, pero en todo caso funciona. También puedes usar filtros de tela de los que venden para café, o una tela de algodón que consigas y que mantengas bien limpia. Si te interesan las que yo hago mándame un correo y cuadramos :-)

    • ¡Hola Fernanda! Aproximadamente 3 días. A veces me ha llegado a durar hasta el 4to, pero ya se le empieza a sentir un sabor diferente. ¡Saludos!

  2. Marina

    Hola ! Hoy es el primer dia que me e decidido hacer la leche de almendras , pero la he probado y me parece que esta un poco amarga , puede ser porque la he licuado con la misma agua del remojo ?

    • ¡Hola Marina! Seguramente ese fue el problema… El agua de remojo no se debe usar para hacer la leche. Debes usar agua que esté limpia. ¡Saludos!

  3. Hola.. acabo de encontrar tu blog..he visto hasta el momento puras recetas pero ten por seguro que seguro me paso a leer sobre otras cosas.
    Tengo una duda sobre el rendimiento. me refiero que esta taza de almendras mas las dos tazas que se licúan junto con las almendras y la taza que se le agrega despues cómo cuánta cantidad sale al final?.. unas tres a cuatro tazas?..

    • ¡Hola Viviana! Qué bueno que te hayas encontrado mi blog, y que lo estés disfrutando :-)

      Salen 3-4 tazas, dependiendo de qué tan cuidadosa sea tu medida. La puedes rendir incluso con una taza más, yo lo hago con la leche de nuez del Brasil, que tiene el sabor más fuerte… y queda muy bien. ¡Saludos!

  4. Belén

    Me gustaría saber cómo has hecho las telas de algodón. ¿Puedo hacer la receta con una batidora normal?

    PS. Acabo de descubrir tu blog, estoy leyendo poco a poco y me está encantando.

    • ¡Hola Belén! Me alegra mucho que hayas llegado al blog, y que te esté gustando lo que encuentras aquí.

      El filtro que ves en las fotos de esta receta es un filtro para café. Ahora uso uno que hice yo, con una tela de algodón. No me queda del todo clara tu pregunta… la tela no la hice yo, pero el filtro sí, y lo fabriqué con mi máquina de coser :-)

      No sé para ti cuál es la batidora normal, porque los nombres cambian de país a país. Para mí una batidora es la que se usa para mezclar pasteles, y esa no sirve para hacer leches vegetales. Necesitas una de las que se usan para hacer zumos y batidos y todo eso. No tiene que ser “especializada” ni nada por el estilo. ¡Un abrazo!

  5. Hola Mariana, felicidades por tu blog, me encanta, es más estoy fascinada..peeero se te olvido decirte a tus seguidores que que no desechan lo que queda de hacer la leche de almendras, osea la comida, de eso se hace muchas delicias, especialmente postres.

    • ¡Hola Magda! Qué bueno que te guste lo que comparto :-)

      Aquí en el blog ya he compartido dos recetas que aprovechan la pulpa de la leche de almendras, las encuentras aquí y aquí. Voy a añadirlas al texto de la publicación, por si acaso alguien más las está buscando. ¡Un abrazo!

  6. Meiling

    Hola, quiero saber cómo se debe conservar esta leche, ya la hice pero no sé si debo guardarla en la refrigeradora o a la intemperie. Espero tu repuesta. Gracias

    • Cualquiera de las dos opciones vale, pero te va a durar más si la refrigeras (como pasa con todos los alimentos). ¡Saludos!

  7. Hola Mariana.
    Acabo de descubrir tu blog… ¡¡¡me encanta!!!
    A penas voy a preparar la receta, me gustaría saber qué cantidad aproximada de almendras debo usar.

    Ps. Hasta hace poco he empezado a hacer pequeños cambios en mi alimentación, cuidado personal y en general mis hábitos de compra, pero siempre he tenido como una espinita en mi corazón si es que soy un bicho raro… o por qué solo a mí me interesa disminuir el impacto que mis actos generan en el planeta, los animales, las personas que me rodean, y por supuesto, mi propio cuerpo!… y ahora que leo tu entrada… reafirmo que cada vez me voy sintiendo menos sola… :D

    ¡Mil gracias!

    • ¡Hola Natalia! Me alegra mucho saber que te gusta mi blog, y que estás en la búsqueda de una vida más sostenible. Espero que sigas encontrando inspiración en lo que comparto aquí :-)

      Con respecto a tu pregunta, como lo digo en las instrucciones de la receta, necesitas una taza de almendras.

      ¡Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *