Galápagos: reporte de un viaje a otro planeta

Hace un par de días llegué de un lugar mágico en el que pude ver de cerca —incluso nadar— con muchos animales hermosos, plantas que parecen prehistóricas y un paisaje que me hizo pensar mucho en lo que le estamos haciendo el planeta. Aquí está la historia.

Lo primero es ubicarnos: Galápagos es un archipiélago que está a casi 1000km de la costa de Ecuador, es el segundo con mayor actividad volcánica del mundo, siendo superado sólo por Hawaii. Está conformado por más de 234 pedacitos de tierra que salen del mar, entre islas grandes, medianas e islotes, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1978, Reserva de la Biosfera en 1985 y Reserva Marina en 1986. Incluso antes de eso, en 1959, ya habían sido declaradas Parque Nacional, protegiendo el 97.5% de la superficie de las islas y dejando el 2.5% restante para los asentamientos humanos que ya existían antes de la declaratoria. En 2007 fueron incluidas en la Lista del Patrimonio de la Humanidad en Peligro debido al turismo masivo y las especies invasoras (o mejor dicho, las especies introducidas por los visitantes humanos… que ningún gato se fue nadando hasta Galápagos por su cuenta), lista de la cual salieron de nuevo en 2010, dejando de considerarse un ecosistema en peligro de extinción (al menos para Unesco, pues realmente es bien discutible).

Las islas Galápagos también han sido conocidas como “las Islas Encantadas”, un apodo que recibieron en el siglo XVI por su increíble biodiversidad en flora y fauna… y debo decir que el apodo les queda muy bien; uno de verdad se siente en un lugar mágico.

IMG_2082

Este no sé quién es… ¿tú sabes? En todo caso, está parado en una sola pata sobre un cactus candelabra. La otra pata la trató de apoyar varias veces pero seguro se pinchaba porque al final decidió quedarse así.

En 1835 estuvo Darwin en esos pedacitos de tierra observando a las especies endémicas (y también comiendo tortugas gigantes), y tomando nota para lo que tiempo después se convertiría en El Origen de las Especies, libro precursor de la literatura científica que sienta las bases de la biología evolutiva y que además fue una de las piezas clave en la campaña que realizaron los miembros del X Club por la secularización de la ciencia. Es decir, las islas Galápagos —junto a las otras paradas estratégicas en el viaje del Beagle— fueron inspiración para una enorme revolución del pensamiento y de la comprensión del planeta que habitamos.

¿Cómo se hace un reporte de viaje de un lugar como este? Yo siento que las palabras se me quedan cortas para describir todo lo que vi y sentí en esos días; se me han quedado cortas cuando trato de contarle a mis amigos y seguramente se me van a quedar cortas aquí.

IMG_2177

IMG_2156

La de la bicicleta soy yo (la foto la tomó R), en uno de nuestros paseos en bicicleta en Isla Isabela, y justo debajo de una Opuntia (cactus gigante). El de más arriba es un pelícano pardo de las Galápagos (subespecie endémica de las islas).

Cuando digo en el título que este es un reporte de un viaje a otro planeta me refiero a dos cosas: primero, a todas las particularidades del paisaje de las islas, las plantas, los animales, las playas, los caminos y las rocas volcánicas que hacen que uno se sienta lejos de toda tierra conocida. Las plantas son diferentes, los cactus son gigantes, el suelo es volcánico y a veces tiene forma de roca derretida. Los animales no le tienen miedo a los humanos, caminan por las calles y nadan con la gente… es como un universo paralelo/paraíso perdido en el que la relación de los humanos con el resto de los animales es una relación de paz; algo que creo que no se puede afirmar de muchos lugares en la Tierra. Segundo, me refiero al hecho de que las Galápagos son islas alejadas del resto del mundo no sólo por la distancia sino también aparentemente por el tiempo. Todo en las islas transcurre a una velocidad diferente: puesto que están lejos del continente, muchos de los recursos que damos por sentados en “tierra firme” son casi bienes de lujo en las islas (por ejemplo el agua potable se trata como un recurso precioso… es decir, como lo que es), todo es más caro y más difícil de conseguir. Si un día no hay aguacate, pues no hay aguacate y no hay nada que puedas hacer —a menos que quieras tomarte un avión y viajar dos horas hasta Quito para conseguirlo—, así que estas islas exigen una paciencia y una comprensión de la finitud de los recursos que muy bien nos vendría aplicar en el resto del planeta. Las Galápagos son, de alguna manera, un pequeño planeta muy especial que queda dentro de otro planeta también muy especial.

IMG_2531

Este señor (¿o señora?) tan elegante es otro pelícano pardo de Galápagos. Nos hizo visita durante un buen rato en la playa de los alemanes.

En todas partes dentro de las islas se hace mucho énfasis en la delicadeza del ecosistema de Galápagos, en la importancia de no tirar basuras, de hacer uso consciente de los recursos, de ahorrar energía y de cuidar el agua. En todos lados se ven avisos que señalan la importancia de respetar a los animales, de disfrutar el poder verlos sin acercarse demasiado (para evitar hacerles daño) y  de no alimentarlos (entendiendo que son animales salvajes y que así se evita que se conviertan en “mendigos” de los turistas). Se ven con frecuencia letreros que le recuerdan a las personas la importancia de cuidar el prístino entorno de las islas, de proteger ese lugar único en el que hay animales que no existen en ningún otro lugar del planeta y en el que incluso las más mínimas intervenciones humanas pueden desencadenar un desastre ecológico. La entrada a la mayoría de senderos está controlada, saben quién viene y quién va, hay horarios limitados que aseguran que la naturaleza también tenga su tiempo de descanso y que no haya personas acampando en zonas que puedan poner en peligro a la fauna local, y de hecho la mayor parte de las islas ni siquiera puede ser visitada a menos que uno vaya en un grupo organizado y  acompañado de un guía naturalista autorizado por el Parque Nacional Galápagos. Uno se siente en un lugar especial al que están tratando de cuidar bien… y creo que algunos visitantes realmente interiorizan ese mensaje y cuidan a las Galápagos como difícilmente cuidarían otras islas u otras playas.

IMG_2601

Esta tan colorida es una langosta grande pintada de Galápagos. 

A pesar de lo que uno se podría imaginar —porque son islas y son pequeñas— el paisaje es tan diverso como los animales. Hay playas de arena blanca y mar turquesa que parecen sacadas de una postal del Caribe y en las que sobrevuelan los pelícanos, caminos de tierra volcánica rodeados de manglar y llenos de pinzones, túneles de manzanillos, bosques de cactus gigantes, montañas húmedas cubiertas de neblina, islotes azotados por las olas y llenos de fragatas y piqueros, corales poblados con peces multicolores, humedales llenos de patos y flamencos, senderos visitados por las tortugas gigantes que aprovechan las plantas bajas para alimentarse, playas cubiertas de rocas volcánicas en las que las iguanas y los cangrejos se mezclan con el paisaje, volcanes activos, pequeñas bahías de aguas tranquilas en las que nadan leones marinos, rayas, tiburones y tortugas de mar, estuarios rodeados de vegetación y llenos de peces que nadan en coreografías hipnóticas, grietas enormes que se van llenando de agua de mar y sirven de hogar a varias especies de pez loro, áreas rocosas aparentemente desérticas pero en cuyas rendijas crecen pequeñas plantas y se esconden cientos de lagartijas de lava.

IMG_2229

Aquí arriba, una lagartija de lava de Galápagos en un sendero en Isla Isabela. 

Cada recorrido en las islas se desarrolla en un paisaje distinto —tan distinto que a veces tuve la sensación de haber tenido varios días en uno solo— y cada paisaje viene acompañado de su flora y su fauna. Nunca en mi vida había visto tantas especies, tan de cerca, ni en tal cantidad en un período de tiempo tan corto y en un espacio tan “pequeño”. En una sola mañana y en un solo lugar (Concha de Perla, cerca de Puerto Villamil, por ejemplo) pude nadar con leones marinos, iguanas, rayas y un montón de peces de colores mientras volaban sobre nosotros varios pelícanos, fragatas, gaviotas negruzcas y piqueros de patas azules.

IMG_2353

A este piquero me lo encontré cuando fuimos a los Túneles, en la isla Isabela. Por favor-mirar-las-hermosas-patitas-azules ♥. 

IMG_2453IMG_2451

Un pato cariblanco (arriba)  y un flamenco (abajo) en los humedales de Puerto Villamil. 

IMG_2216

Una tortuga gigante merendando en el camino hacia el cerro Orchilla, en la isla Isabela. 

IMG_2070

Iguanas de mar tomando el sol cerca al muelle de Puerto Ayora. 

IMG_2288

Un papamoscas de Galápagos que nos acompañó en el Cerro Orchilla. 

IMG_2098

Una Opuntia (cactus gigante) en la Estación Científica Charles Darwin en Puerto Ayora. Y al lado (como referente de escala) el mejor compañero de viaje. 

Mi viaje a las Islas Encantadas coincidió con una serie de protestas que han sido la respuesta de mucha gente a los cambios planteados a la Ley Orgánica de Régimen Especial de la Provincia de Galápagos. Al principio todo lo que oí decir era que se trataba de un asunto de reducción de salarios, pero a medida que pasaron los días empecé a oír y a leer información más completa que me ayudó a ampliar el panorama con respecto a lo que está pasando en las islas. El asunto va más allá: se pone en peligro el área protegida, se reducen los derechos de los nativos y se hacen leyes más permisivas para la inversión (¿invasión?) extranjera y el desarrollo de hoteles enormes y de infraestructura que busca inundar a las islas con turistas sin calcular el impacto que eso puede tener en su frágil ecosistema (y obvio, en su comunidad humana también). La verdad es que, como todas las cuestiones de decisiones políticas —y especialmente en Latinoamérica— se queda uno con la sensación de que no sabe qué pensar… ¿es en serio lo que están diciendo? ¿es tan malo como la gente lo está interpretando? ¿realmente hay gente a la que sólo le importa la plata? Lamentablemente la respuesta parece ser afirmativa en cada caso. Si quieres enterarte un poco más de qué va el asunto, puedes leer aquí, aquí y también aquí.

IMG_2633

IMG_2412

Arriba, una garza ceniza en unas rocas de Tortuga Bay, en isla Santa Cruz. Abajo, parte del camino de los humedales cerca de Puerto Villamil en isla Isabela. 

Yo amé las islas Galápagos, y espero volver en algún momento de mi vida. Espero que, cuando vuelva, todavía pueda encontrar ese lugar fascinante/paraíso perdido en el que los animales viven tranquilos, el territorio está protegido y los humanos reciben constantemente educación y mensajes que buscan que entendamos que sus recursos son limitados, que esas islas únicas son únicas precisamente porque están aisladas y eso hace que su entorno sea hermoso pero también infinitamente frágil —no hay “isla de repuesto”—, que ese espacio mágico es compartido y que debemos respetar y cuidar a todos sus habitantes. Me duele pensar que un lugar como ese puede ser víctima de la codicia y de la ceguera de unos cuantos, que lo que está protegido y es casi sagrado puede pasar a ser un simple terreno más para una mega-construcción, que su aire se puede contaminar tanto que sea un peligro para todas las aves que lo surcan, que su mar se pueda envenenar hasta tal punto que sus habitantes multicolores se enfermen y se mueran. Sería una enorme pérdida para la humanidad… enorme a pesar de su reducido tamaño. Galápagos es un área única que merece el cuidado y respeto de todos, de quienes habitan y de quienes visitan.

Y volviendo a la idea del viaje a otro planeta… todo el tiempo durante el viaje sentí que estaba, de alguna manera, en una modelo a escala de la Tierra: un lugar único, frágil, rebosante de vida, hermoso, aislado y con recursos limitados. Sin bote salvavidas, sin planeta de repuesto. Nuestro planeta puede parecer grande, pero realmente es un punto minúsculo si lo comparamos con el sistema solar, o con la Vía Láctea, o más aún con el Universo. Tal vez deberíamos empezar a entender que la Tierra, como las Galápagos, es un área única y que como tal deberíamos protegerla; que los recursos están limitados en las islas, y que nosotros —todos— vivimos en una isla que flota en el Universo, rodeada de miles, millones de otros trozos de tierra pero que están tan lejos y son tan estériles que no ofrecen ni una remota idea de salvación. Sólo ofrecen territorios hostiles en los que no florece ni la más tímida planta… si la salvación está en un territorio sin vida, no me interesa. Como ya lo dijo Carl Sagan en el libro “Un punto azul pálido”:

La Tierra es un escenario muy pequeño en la vasta arena cósmica […] Nuestro planeta es un solitario grano en la gran y envolvente penumbra cósmica. En nuestra oscuridad —en toda esta vastedad—, no hay ni un indicio de que vaya a llegar ayuda desde algún otro lugar para salvarnos de nosotros mismos.

La Tierra es el único mundo conocido hasta ahora que alberga vida. No hay ningún otro lugar, al menos en el futuro próximo, al cual nuestra especie pudiera migrar. Visitar, sí. Colonizar, aún no. Nos guste o no, por el momento la Tierra es donde tenemos que quedarnos. Se ha dicho que la astronomía es una experiencia de humildad, y formadora del carácter. Tal vez no hay mejor demostración de la locura de la soberbia humana que esta distante imagen de nuestro minúsculo mundo. Para mí, subraya nuestra responsabilidad de tratarnos los unos a los otros más amable y compasivamente, y de preservar y querer ese punto azul pálido, el único hogar que siempre hemos conocido.

Así que, para cerrar: Galápagos es único, y nuestro planeta también. Sería genial si todos empezamos a pensar en la Tierra como la isla que es… eso de respetar a los animales, cuidar el entorno, evitar el desastre ecológico, preservar la biodiversidad, evitar los residuos, educar a la gente y cuidar los recursos no debería ser un lujo exclusivo de las Islas Encantadas. Digo yo… ¿tú qué piensas? ¡Te espero en los comentarios!

Compartir es lindo ♥ Share on FacebookPin on PinterestShare on Google+Tweet about this on Twitter

21 Comentarios

  1. Guau Mariana. Qué viaje más fantástico y singular. Eres muy afortunada de haber conocido ese ‘planeta’ tan rebosante de vida. Estoy segura de que te quedas con la sensación de que no has podido explicar ni la mitad de cosas experimentadas pero aún y así, es un relato fascinante. Me has dejado con ganas de más :-)

    Y ojalá, como bien dices, se pudiera extender esa educación y respeto tan proactivos por todo el mundo. Porque el verdadero hogar que sostiene a nuestra diminuta casa, se merece un respeto colosal.

    Gracias miles por compartir tus increíbles vivencias ^_^

    • ¡Hola Sandra! Es verdad… muy pero muy afortunada :-)

      Me alegra saber que te ha gustado el relato, ¡seguramente en algún momento de tus vueltas por el mundo aterrizas en Galápagos también!

      Gracias por tus bonitas palabras, ¡un abrazo!

  2. Ayyyyy me ha encantado tu entrada! Desde que te pregunté esta tarde por facebook por lo del sorteo, estaba deseosa de leerla. Qué bonitas palabras y qué fotos tan geniales. La verdad es que me has dejado muy desconsolada, porque es un sitio al que siempre he querido viajar. Yo vivo en Canarias, que también es un conjunto de islas, a priori aisladas, con una grandísima biodiversidad y un alto nivel de endemismos, que ha visto mermada su singular flora y fauna debido a la colonización y al desarrollo humano y, en las últimas décadas, turístico. Lo cierto es que es una pena que haya tan poca gente en el mundo consciente de la importancia que tiene la conservación y que ésta ha de aplicarse a todos los niveles de la sociedad.

    Es un placer leer a alguien que piensa como yo. Muchísimas gracias por poner tanta pasión.

    Un abrazo

    Tara

    • ¡Hola Tara! ¡me alegra mucho que te haya gustado!

      Tienes razón en lo que dices, y por eso creo que es importante y valioso cualquier esfuerzo que se haga por compartir estas preocupaciones, por tratar de contagiar a otras personas de nuestra preocupación por el planeta, del sentido de urgencia para que aprendamos a cuidar esta pequeña gran isla que todos habitamos.

      Hace unos años estuve a punto de irme de viaje a Lanzarote… y finalmente no resultó el plan. Pero en mi obsesión por las islas no me cabe duda que en algún momento visitaré el entorno único que seguramente tienen las Canarias :-)

      Espero seguir “viéndote” por aquí. ¡Un abrazo!

  3. Que gran relato! Galapagos es uno de mis viajes soñados. cada vez me gusta más este blog!

    • ¡Qué bueno que te haya gustado el relato Andy! ¡Y mejor aún saber que cada vez disfrutas más el blog! :-)

      Galápagos también era uno de mis viajes soñados… y cumplió (y superó) todas las expectativas. Cuando te decidas a hacerlo me cuentas para darte mis recomendaciones de viaje. ¡Saludos!

  4. ¡Impresionante tu viaje! y las fotos son una preciosidad. Yo soy de un pueblo cerca de Barcelona y para mi, Catalunya es muy bonita, pero ¡qué belleza de paisajes que tenéis vosotros! ¡qué envidia! y ya no te digo de la variedad de animales y plantas. Es una lástima que quieran explotarlo para el turismo masivo. Aunque dé dinero a la isla y puedan invertir más en cuidarla, eso, si no se regulariza, se escapa de las manos y el paisaje cambia por completo. Sería una pena.

    PD: Encantada de conocer al árbol cactus. No tenía ese placer. ;D

    • ¡Hola Imma! El viaje realmente fue impresionante, y me alegra mucho que te hayan gustado las fotos. Lo que dices del turismo masivo es cierto… y aplica para todo lo que es “masivo”. Yo creo que cuando se pierden las proporciones de las cosas se pierde también la vergüenza de quienes las desarrollan y todo eso es una receta perfecta para el caos. Los humanos todavía tenemos mucho que aprender del equilibrio de la naturaleza y de la noción de que las cosas no pueden crecer hasta el infinito cuando los recursos que tenemos son finitos.

      El árbol cactus fue un descubrimiento para mí también, no tenía ni idea de que existía algo así… y es una de las fuentes de alimentación de las tortugas gigantes. ¡Cactus gigantes para tortugas gigantes!

  5. baltazar herrera franco

    hola!
    primero que todo me pareció excelente tu reportaje y la forma como lo relataste, me transporto por un instante de este escritorio de trabajo a esas playas, colores y contrastes que relataste!, segundo me gustaría saber mas del recorrido que hiciste, que recomiendas?, cuanto tiempo es suficiente y donde hospedarse

    gracias

    • ¡Hola Baltazar! ¡Me alegra mucho que te haya gustado!

      Mi recorrido fue, digamos, “minimalista”. Mucha gente que visita Galápagos busca visitar la mayor cantidad de islas y cubrir la mayor cantidad de recorridos, pero nosotros quisimos tomarlo con calma, aprovechar mejor cada lugar y descansar más. Estuvimos en Isla Santa Cruz e Isla Isabela, también visitamos Seymour norte para bucear. En esas dos islas hay muchas cosas para hacer, todo depende de qué te guste más. Hay otra isla que se llama San Cristóbal que también se puede visitar con facilidad, y las otras islas requieren de tours organizados o de visita en cruceros. Nosotros estuvimos 10 días, y me pareció buen tiempo para los recorridos que hicimos… pero como todo en los viajes, depende de cada viajero, de los gustos, de lo que quiere ver.

      Si quieres me escribes un correo o un mensaje a través del formulario de contacto, me cuentas qué te gustaría saber y te mando los datos por ahí, para no extenderme mucho aquí en los comentarios. ¡Gracias por leer! :-)

  6. Poncho

    Hey Mariana, que nota de ‘reporte de un viaje’. Me hiciste antojar hasta más no poder, probablemente algún día te pida datos del viaje por algún medio.

    Que ameno relatas y describes todo tu paso por Galápagos, en tus letras no sólo se siente el amor por viajar sino por esta tierra, claro que es que a los que nos gusta viajar con el corazón y no simplemente irse por 8 días a una de esas mega construcciones que ojalá NO construyan en Galápagos, entendemos más que sólo hay uno y hay que cuidarlo.

    Si vas a escribir más sobre este viaje o algún otro viaje, ahí aquí estaré expectante.

    Un abrazo y sigue escribiendo.

    • ¡Poncho! ¡Qué bueno que te haya gustado! Y te recomiendo que vayas poniendo a Galápagos en tus planes de viaje… de verdad vale la pena. ¡Un abrazo!

  7. trini guzman

    amiga,
    que excelente relato y analogía de las islas y el planeta. me siento muy afortunada de haber podido viajar a ese lugar y sobretodo compartir por unos dias contigo y R. gran coincidencia-no coincidencia-conexion maravillosa de la vida.
    para mí galapagos fue muy emocionante ya que tocó todas las fibras de mi corazón: me sentí feliz y orgullosa de ver como se ha intentado cuidar y respetar el entorno, me sentí agradecida de poder llegar a un lugar tan remoto y ser testigo de la majestuosidad de la naturaleza en todas sus formas…y nerviosa de sentir que un lugar asi puede dejar de existir. yo no quiero que galapagos desaparezca, ni la tierra en general desaparezca. gracias por todos los tips para hacer pequeños cambios en nuestro estilo de vida y ayudar de a poquito a aliviar lo que esta ocurriendo. de verdad espero que cuando seamos viejitas estemos aun en este planeta compartiendo en alguno de sus lugares increíbles, orgullosas de contemplar la evolución.

    • ¡Trini! ¡Qué lindo tu comentario, me muero de amor!

      Yo también soy muy feliz por haber estado contigo allá, y espero que la vida nos siga trayendo muchas otras coincidencias-no-coincidencias-conexiones-maravillosas.

      Obvio que cuando estemos viejitas vamos a estar tejiendo en algún lugar increíble y comentando todos los cambios positivos que tuvo la humanidad y recordando cómo los humanos logramos salir del espiral de destrucción para empezar a preservar el mundo ♥

  8. Hola, ahora Galápagos está en mi lista de lugares a visitar, que impresionante ha de ser ver todo eso, felicidades y gracias por compartir.

    Algo que me interesó en tu reportaje es que mencionas “que los humanos reciben constante educación…” ¿Cómo?, ¿De qué manera lo hacen con los niños pequeños? Me gustaría mucho conocer más sobre ello porque soy una educadora que apenas inicia su vida laboral y me interesa demasiado trabajar con los niños este aspecto. ¿Hay alguna página en la que compartan qué hacen?

    Gracias y saludos de Morelia, Michoacán, México.

    • ¡Hola Tiare! Lo que digo sobre la constante educación tiene que ver con varios programas que desarrollan en las diferentes islas, y que giran en torno a la sensibilización de las personas con respecto a su entorno y a la delicadeza del espacio que habitan. No tengo datos exactos de los programas, pero aquí puedes encontrar un poco más de información: http://bit.ly/1IOhZAR

      Cuando te animes a ir a Galápagos me cuentas y así te puedo dar un par de recomendaciones :-)

      ¡Un abrazo y gracias por pasarte por aquí!

      • Muchas gracias, excelente link :D y sí cuando me decida ir a ese hermoso lugar ten por seguro que te pediré consejos.

        Qué linda, un abrazo igualmente.

  9. Xiomara

    Buenos días!
    Estoy pensando ir a Galápagos pero mi viaje es muy corto es sólo por 4 días… que isla me recomendáis? Cual de ellas no me puedo perder?

    Gracias, Saludos.

    • ¡Hola Xiomara! Mmm, pues la verdad es que pienso que 4 días es muy poco… ¿tienes opción de quedarte un poco más de tiempo? Si definitivamente sólo tienes 4 días, mi recomendación sería que te quedes solamente en la isla a la que llegues (dependiendo de tu vuelo, puede ser Santa Cruz o San Cristóbal). En todas las islas hay mucho por ver, y el recorrido entre una isla y la otra es largo y no es muy cómodo… aunque igual, todo depende de lo que quieres hacer y qué tipo de viaje buscas :-)

      Si buscas algo tranquilo, que te permita disfrutar el paisaje y los animales, quédate en una sola isla. Si prefieres ver muchas cosas, te recomendaría Santa Cruz e Isabela, que fueron las que yo conocí. De San Cristóbal no te puedo decir nada pues no estuve allá, pero sé que también hay mucho que ver.

      Si quieres escríbeme al correo y te paso más detalles, ¡un abrazo!

  10. Victor Patricio Durán

    Hola Mariana. Soy colono o residente de las Islas Galápagos -Archipiélago de Colón es su nombre oficial-.
    Estoy muy preocupado por el saqueo y devastación que están produciendo más de 100 barcos chinos que están depredando las especies endémicas de las islas como los tiburones martillo, tiburón de Galápagos o de aleta blanca.
    Uno solo de estos barcos fue capturado en la reserva marina de Galápagos con mas de 300 toneladas de pesca de toda clase de especies marinas.
    Es algo espeluznante. Y lo peor es que parece que hay un contubernio entre las autoridades ecuatorianos y los tripulantes de la flota pesquera china.
    Para morirse.

  11. Victor Patricio Durán

    SOS GALÁPAGOS

    http://4pelagatos.com/2017/08/18/la-presencia-de-la-flota-pesquera-china-es-de-terror/

    La presencia de la flota pesquera china es de terror

    La imagen satelital muestra a la flota pesquera china, que se halla frente a las costas ecuatorianas y de las Galápagos, como una mancha gigantesca. Tan grande como la provincia del Guayas, ha dicho un militar ecuatoriano. Es tan grande que se antoja irreal e inverosímil. Pero basta una investigación en fuentes confiables y especializadas  para entender que, cuando se habla de la flota pesquera china, no existe exageración posible y que se trata de una amenaza que debería poner a temblar a las autoridades del Ecuador. O de cualquier otro país, en verdad.

    La flota pesquera china es, seguramente, la fuerza depredadora de recursos naturales más poderosa y abominable del mundo, según estudios hechos por las Naciones Unidades, prestigiosos centros de investigación del mundo y medios de renombre internacional. Una maquinaria extractiva de dimensiones gigantescas que, además, es fuente de corrupción en los países donde la China ha puesto sus ojos para saciar la necesidad de alimentar a su inmensa población. Pero ese no es el único problema con los barcos pesqueros chinos: esa flota pesquera es conocida, además, como la Milicia Marítima China y es una herramienta paramilitar del gobierno chino para cumplir con sus intereses geopolíticos alrededor del mundo.

    En efecto, cuando se habla de la flota pesquera china se está hablando de una auténtica amenaza ambiental que pone en riesgo las reservas marítimas del mundo, según las Naciones Unidas y prestigiosos centros de investigación y medios de comunicación de todo el mundo. No hace mucho, el The New York Times publicó un extenso y extraordinario reportaje sobre cómo la China está saqueando las reservas pesqueras del África Occidental donde incluso corrompe a las autoridades locales con el fin de conseguir las facilidades para operar en sus aguas.  La investigación es aterradora y es imposible no dejar de pensar en lo que puede significar para el caso ecuatoriano.

    Según el reportaje, estos pesqueros chinos, luego de haber acabado con las existencias pesqueras en sus aguas ahora navegan mucho más lejos para depredar las aguas de otros países. Estos viajes muchas veces están subsidiados por un gobierno, el chino, mucho más preocupado en el desempleo doméstico y en la seguridad alimentaria de su gente que en los mares del mundo y en los países que dependen de sus recursos. Esta flota, según el Times, ha llegado a tener más de 2 600 barcos lo que lo convierte en la flota pesquera más grande del mundo.   Muchos de esos barcos son tan grandes que pueden pescar, en una semana, lo que un bote de Senegal lo hace en un año. Esto significa para las economías del África Occidental 2 mil millones de dólares al año, de acuerdo al estudio Frontiers in Marine Science citado por el diario.

    Muchos de los dueños de las embarcaciones dependen del dinero del gobierno chino para construir los botes y tener el combustible para llegar hasta las costas de Senegal, por ejemplo. Estos subsidios alcanzaron los 22 mil millones de dólares entre el 2011 y el 2015, casi el triple de lo invertido durante los años previos, de acuerdo a la Zhang Hongzhou de una universidad en Singapur citado por el Times. “Las flotas chinas están en todo el mundo ahora y sin esos subsidios la industria no sería sustentable. Para Senegal y otros países del África Occidental el impacto ha sido devastador”, sostiene Li Shuo de Greenpeace.

    Las reservas pesqueras de Senegal están desapareciendo. La población china representa más de un tercio de todo el consumo de pescado del mundo. Hay 14 millones de chinos empleadas en el sector. Esa es la amenaza que ahora tiene el Ecuador.

    Pero esta depredación no parece estar libre de un tema que no es, para nado, ajeno al caso ecuatoriano: la corrupción. El reportaje menciona, en efecto, los arreglos corruptos que los chinos llegan con los gobiernos africanos donde la China tiene inmensas inversiones e intereses.  “¿Cómo decirle no a la China si ese país construye las carreteras?”, se pregunta Rashid Sumaila, un investigador de la Universidad canadiense de British Columbia quien sostiene que los gobiernos africanos no han transparentado los acuerdos pesqueros con la China. “Hay corrupción en la opacidad. En ocasiones los chinos pagan coimas para tener acceso a los mares africanos y ese dinero no llega a la gente sino a los corruptos por lo que las poblaciones sufren doblemente”, le dijo Sumaila al Times. ¿Suena algo familiar?

    No solo el The New York Times se ha alarmado por el tema. Según una investigación del diario inglés The Guardian, la China es el mayor depredador de los mares  y apenas reporta el 9% de lo que captura a los organismos de las Naciones Unidas que hacen el monitoreo de las pesquerías en el mundo. “Están saqueando los mares del África”, dice ese diario.

    Pero si el tema de la extracción de los mares es terrorífico, no lo es menos lo que la flota pesquera china representa para los intereses estratégicos del expansionismo chino. Un informe que el Departamento de Defensa de los EEUU presentó al Congreso hace apenas dos meses de ese país es como para poner los pelos de punto a cualquier militar del mundo.  A la flota pesquera china también se la conoce, según el informe, como la Chinese Maritime Militia o milicia marítima china. Según el documento se trata de una flota civil de pesca que se ha convertido en una arma para agresiones estratégicas y que ha operado durante varios años en lo que los militares gringos llaman “zonas grises”. Apoyada por la Armada Naval para la Liberación de los Pueblos y la Guardia Costera de la China, la CMM (por sus siglas en inglés) es la tercera fuerza militar naval china, dice el documento.

    El Businessinsider se hizo eco de este informe en un reportaje aparecido el 3 de junio del 2017. Ese medio resalta cómo el gobierno chino ha hecho que la flota pesquera se involucre en “acciones de baja coerción en disputas marítimas”. Por ejemplo, luego de que la Corte Internacional de La Haya adoptó un fallo contrario a los intereses chinos en una disputa en el Mar del Sur de la China, el gobierno de Beijing utilizó a esa flota para ocupar las aguas en disputa ignorando la decisión arbitral. “La China está construyendo una flota pesquera de propiedad estatal para que sirva a su milicia marítima en el mar del sur de China”, dice el informe del Pentágono.  Una de estas acciones ocurrió en el 2009 cuando los barcos pesqueros chinos obligaron al destructor estadounidense, el Impeccable, desviar su curso y hacer maniobras peligrosas para evitar chocar con las embarcaciones pesqueras. Lo mismo hicieron en Vietnam donde lograron sacar a barcos vietnamitas de una zona con intereses petroleros y a los filipinos de las aguas ricas en pesca de las islas Spratly.

    La fotografía y la información que habla sobre la presencia de los barcos pesqueros chinos cerca de las costas ecuatorianas se produce cuando la operatividad de la armada ecuatoriana está notablemente menguada.  La información que circula sobre esta flota pesquera china y su forma de actuar prenden algunas alertas, entre ellas la posibilidad de que exista algún contubernio forjado en acuerdos corruptos para su operación. Ya nada sorprende en un país donde, como se ha visto, la corrupción es sistémica.  Es de esperar que en las próximas horas exista información oficial sobre el desplazamientos de esta flota pesquera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *