¿Cuál es el jabón más sostenible? + una receta para hacer jabón líquido a partir de jabón en barra

¿Cuál es el jabón más sostenible?

El jabón se ha convertido en una de esas cosas sin las que no podemos vivir. Y sí, yo soy fan (siento genuina felicidad cuando me lavo las manos después de haber estado en la calle, por ejemplo), pero creo que es necesario que empecemos a preguntarnos algunas cosas sobre ese colorido, perfumado y omnipresente producto.

No recuerdo dónde vi o leí (Gracias Google). Donnie Darko dice, en algún momento de la película, que el invento más importante en la historia de la humanidad fueron los antisépticos; no la rueda, ni la electricidad, ni el internet, sino la higiene acompañada de cosas que ayudan a controlar la presencia de bacterias. Y yo pienso que tiene mucho sentido (sin quitarle su debido mérito a los otros mencionados, claro)… a fin de cuentas los antisépticos evitan que cada raspón en la rodilla se convierta en gangrena y que el contacto con cualquier bacteria se convierta en una amenaza mortal. Así que, claramente, ese ha sido un invento esencial para la superviviencia y proliferación de los humanos (que a su vez ha tenido un impacto negativo en la existencia de otras especies, pero no hablemos hoy de temas tan oscuros).

¿Es realmente tan complicada la limpieza?

Teniendo en cuenta el papel vital de los antisépticos —y de la higiene en general— en el bienestar y el aumento de la expectativa de vida de las personas, no es de extrañar que nos hayamos convertido en fans de todo lo que se refiera a limpieza; de hecho ahora la gente lleva gel antibacterial dentro del bolso como si se tratara de un producto básico de supervivencia (pero llevar una botella rellenable para agua les parece demasiado trabajo #TemaParaOtroDía), los productos de aseo del hogar prometen acabar con el 99.9% de las bacterias, las empresas se inventan súper-héroes que nos “salvan” de la suciedad y básicamente nos convencen de que necesitamos un producto de limpieza diferente para cada parte del cuerpo, cada objeto y cada rincón de la casa; y no solo de limpieza básica, sino de limpieza “profesional” (¿qué diablos significa eso?). Pero… ¿es realmente tan complicada la limpieza? ¿de verdad necesitamos tanta asepsia?

Yo digo que no. Por un lado, es imposible vivir sin bacterias: están en todas partes, incluyendo nuestro sistema digestivo (donde son, además, habitantes esenciales); por otro lado, mucho se ha dicho ya sobre la importancia de tener algo de contacto con el mugre para desarrollar mejores defensas; y por último, nuestra obsesión con la asepsia no sólo NO está acabando con las bacterias peligrosas sino que las está ayudando a hacerse más fuertes. Aquí va un video de TED-Ed que lo explica claramente:

En todo caso hoy no voy a hablar de penicilina ni de gel antibacterial; me voy a centrar en el producto más básico de aseo (y el que se supone que nos limpia y protege para no tener que llegar hasta el uso de antibióticos): el jabón.

No recuerdo cuál fue la primera vez que usé jabón… está tan perdido en la historia de mi vida que bien podría afirmar que lo uso desde el día en que nací. Tampoco recuerdo la primera vez que me pregunté cuál es el más sostenible… pero sé que fue hace un buen tiempo; sin embargo, lo único que había hecho (hasta hace muy poco) era asegurarme de comprar barras comerciales que no tuvieran grasa de origen animal y jabones líquidos que no tuvieran triclosán (porque es tóxico para la gente y para el medio ambiente). No estaba haciendo mucho, la verdad.

Y es que la pregunta “¿cuál es el jabón más sostenible?” no tiene respuesta fácil; el título de la publicación era una trampa jajaja. Mentira, no era una trampa, al menos no del todo: la verdad es que sí hay algunos aspectos que podemos tener en cuenta para que nuestro uso del jabón tenga un impacto menor en el medio ambiente, y yo me puse la tarea de recopilarlos aquí, para que tú puedas empezar a aplicarlos lo antes posible.

¿Qué es el jabón?

Lo primero que hay que hacer es aclarar qué es el jabón. Según Wikipedia, el jabón es un producto de la reacción química (saponificación) entre un álcali (normalmente hidróxido de sodio o de potasio) y un ácido graso; ese último puede ser de origen animal o vegetal. Hasta ahí todo muy sencillo… el asunto es que no todo lo que venden como jabón es realmente jabón. Ajá, así como lo lees: esas barras fragantes y coloridas que encuentras en los supermercados no están fabricadas a partir de esta reacción química que recién describí, sino a partir de detergentes (con endurecedores químicos, agentes espumantes y fragancias artificiales) que por lo general son a base de petróleo… pero vienen con una “capa” de marketing que las hace súper atractivas.

La verdad es que no sé cuál sea la regulación en Colombia, España, Chile, México u otros países… pero sí se que en EEUU la palabra “jabón” está regulada por ley, y una etiqueta sólo puede decir “jabón” si se trata realmente de eso: del producto de esa reacción química; si no es así, debe decir otra cosa, como “barra limpiadora” (o hasta tonterías como “barra de belleza”). Entonces, de aquí en adelante en esta entrada, quede claro que cuando hablo de jabón hablo de la barra que resulta de la saponificación de un álcali y un ácido graso, y cuando hablo de barra de limpieza me refiero a las barras detergentes comerciales, tipo Dove, Lux, Protex, etc.

El jabón también puede ser líquido —como ya veremos en la receta más adelante— y también hay detergentes líquidos (los típicos que encuentras en los supermercados, sea para la ropa, el cuerpo, las manos, la cara, etc.).

¿Puede ser sostenible un jabón?

Ahora hay que pasar a una pregunta más peluda. Sólo definir qué es “sostenible” nos podría tomar una entrada completa (de hecho hay libros dedicados por completo a eso), así que voy a hacer dos cosas:

Primero, aclarar que un jabón no es sostenible por sí mismo, porque no es sólo el producto lo que tiene impacto, sino la obtención de su materia prima, su fabricación, su empaquetado, su transporte y su uso. Es decir, cuando nos preguntamos si un producto es “sostenible” realmente debemos mirar detenidamente todas y cada una de esas fases que mencioné (todo su “ciclo de vida”). Por poner un ejemplo claro: ¿la bolsa reutilizable de tela es sostenible? NO, lo que es sostenible no es la bolsa, sino el uso que le damos… puede haber alguien que cada vez que vaya al mercado compre una bolsa de tela que después tira a la basura (suena raro, pero cosas más extrañas se han visto en este planeta). O puede haber una bolsa de tela fabricada por niños explotados y con procesos híper-tóxicos, que encima sea de mala calidad y deba ser reemplazada con frecuencia. En fin, ya te había dicho antes que las preguntas difíciles no suelen tener respuestas fáciles… pero con esto creo que te haces una idea.

Segundo, cambiar “sostenible” por “preferible ambientalmente”. Esto con el fin de ahorrarnos eternas discusiones en torno al término y a su aplicación en este caso particular, y con el interés de dejar claro que un jabón, sin importar cuán artesanal sea, no es ni va a ser “amigable con el medio ambiente”. Sé que es una afirmación fuerte —y medio deprimente— pero hay que decirle a las cosas por su nombre; si bien podemos buscar maneras de que el uso del jabón tenga un impacto relativamente menor, es importante que entendamos que el jabón no le hace bien al planeta, y que incluso los jabones menos dañinos son fuentes de contaminación.

¿Cuál es preferible ambientalmente?

Vamos al grano. El limpiador preferible ambientalmente eeessss (redoble de tambores)… ¡el jabón en barra! Ojo: J-A-B-Ó-N, no “limpiador en barra”, ni “barra de belleza”. Te voy a explicar por qué:

Jabón: preferible ambientalmente

1. La producción de limpiador líquido requiere mucha más energía.

Un estudio realizado por Koehler, A. & C. Wildbolz. encontró que se necesitan 5 veces más recursos para la producción de materia prima y 20 veces más para empacar y embalar limpiadores líquidos con respecto a lo que se requiere para producir jabón en barra. El mismo estudio encontró, además, que los jabones en barra tienen un impacto ambiental menor en varias categorías muy importantes: huella de carbono, ecotoxicidadpotencial de agotamiento del ozono y potencial de eutrofización.

2. Los limpiadores líquidos tienen empaques rimbombantes.

Son fabricados en plástico (que es derivado del petróleo) y, si bien se podrían reciclar, tienen un impacto ambiental enorme. Los jabones en barra suelen estar empacados en papel, o muchas veces incluso se consiguen sin empaque (la versión ideal).

3. Los limpiadores líquidos contienen mucha, mucha agua.

Eso hace que requieran empaques más grandes, que sean más voluminosos y pesados, y por lo tanto mucho más difíciles de transportar. Por lo general no pensamos en esto, pero para que el limpiador llegue al supermercado tuvo que haber viajado al menos unos cuántos kilómetros en camión (muchas veces, aunque parezca ridículo, hasta en avión)… y cuanto más grande y pesado sea el empaque, mucho más transporte va a requerir, y así muchos más recursos y energía. Entonces la huella de carbono por transporte suele ser, también, muchísimo mayor.

4. Los jabones en barra nos facilitan un uso más eficiente.

Nos frotamos las manos un par de veces y ya está… no necesitamos más. En cambio, con los dispensadores para limpiador líquido (que suelen ser exageradamente “generosos”), resultamos usando mucho más de lo que necesitamos. Se calcula que usamos hasta 7 veces más limpiador líquido que jabón en barra para la misma tarea, ya sea por el mal diseño de los dispensadores o por nuestros propios malos hábitos.

5. Los jabones en barra suelen tener ingredientes más “amigables”.

Ya lo revisamos antes: un jabón en barra puede requerir sólo un álcali y un aceite (como mi champú “el conejo feliz”), mientras que un limpiador líquido está fabricado con detergentes a base de petróleo, tensoactivos, parabenos, ftalatos, y otro montón de cosas impronunciables, contaminantes y de cuestionables efectos en la salud. Es mucho más fácil tener control de lo que ponemos en nuestra piel cuando usamos jabones en barra (idealmente artesanales) que cuando compramos limpiadores líquidos (emm, ¿detergentes?) comerciales.

3 cosas a tener en cuenta

Ya hablamos más arriba sobre las respuestas difíciles a las preguntas difíciles, y sobre cómo un jabón no es sostenible por sí mismo, sino que hay que considerar otro montón de cosas. Para hacer la tarea un poco más sencilla, te dejo estas tres recomendaciones:

1. Al comprar jabón en barra, asegúrate de que sus ingredientes también sean “preferibles ambientalmente”.

Para empezar, evita a toda costa los jabones fabricados a partir de aceite de palma. Para enterarte un poco mejor del por qué, te recomiendo el artículo de Carro de Combate, “Aceite de palma, un peligroso desconocido“. Compra jabones que sean fabricados con aceites de origen vegetal (no hay ninguna necesidad de explotar a los animales para tomar una ducha, ¿o sí?), y mejor aún si son aceites de producción local; por ejemplo, si estás en España es posible que te convenga más un jabón a base de aceite de oliva, y si estás en Colombia puede que tenga más sentido uno a base de aceite de coco. Eso no significa que no debas usar ningún otro, sino que vale la pena que tengas en cuenta los kilómetros que tuvo que recorrer la materia prima para llegar hasta ti. Ideal si también evitas las fragancias, y cualquier otro aditivo innecesario.

2. Compra jabones con empaques biodegradables. O aún mejor: sin empaques.

Busca jabones que tengan empaques de cartón o papel, que no tengan varias capas (por ejemplo: una bolsa de plástico dentro de una caja de cartón) o, lo mejor de lo mejor, consigue uno que venga sin empaques. Mucha gente piensa que eso no es higiénico, pero un estudio publicado en 1988 concluyó que los jabones no transfieren bacterias. Además, si te pone nerviosa/o el mugre que pueda traer el jabón, es cuestión de que lo frotes con agua un par de veces y toda la capa externa se habrá ido, dejándote con un jabón que sólo has tocado tú. Magia.

3. No olvides lo más importante.

Ya lo conversamos antes: parte de lo “sostenible” que pueda ser un jabón está en la manera en que lo usamos, así que dale un uso cuidadoso y consciente. No hay que lavar tanto ni con tanta frecuencia, y no todo en la vida necesita jabón (aunque los anuncios publicitarios te digan lo contrario). Te invito a que revises las 5 recetas sencillas para limpiar el hogar que nos comparte Green Sandra en la última edición de Eco Eco Magazine. Y por último, que recuerdes que el jabón que es realmente amigable con el planeta es el “menos jabón”.

La recetaPara cerrar, pasemos a la receta. Sí, la opción preferible ambientalmente es el jabón en barra, pero para algunos fines es más cómodo tener jabón líquido (NO limpiador líquido, que ya vimos que es otra cosa distinta)… así que con estos sencillos pasos vas a aprender a convertir la barra en el líquido, como por arte de magia. IMPORTANTÍSIMO: tiene que ser jabón, si lo haces con una barra limpiadora te va a quedar una gelatina sin forma que no limpia para nada (que ya lo probé yo).

Ingredientes:

  • Una barra de jabón
  • Agua
  • Algún aceite esencial (si quieres, pero no hace falta)

Materiales:

  • Un rallador
  • Una taza
  • Una olla grande
  • Una cuchara

Instrucciones:

1. Ralla toda la barra de jabón.

Receta jabón líquido 1

2. Pon toda la ralladura en la taza, para medir cuánto quedó (apiña la ralladura para que no te “engañe” la cantidad de aire).

3. Pon la ralladura en al olla, y añade 3 veces la cantidad de agua. Es decir: si obtuviste una taza de ralladura de jabón, añade 3 tazas de agua. Deja que se derrita, esto puede pasar de un día para otro, o tomar un poco más de tiempo.

Receta jabón líquido 2

4. Aquí tienes dos opciones: lo puedes dejar así, tal como quedó, o lo puedes cocinar un ratito. Lo de cocinar parece que influye en que la mezcla no se separe, pero no estoy 100% segura. Lo he hecho de las dos formas, y de las dos formas ha funcionado. Cuando ya no esté caliente, añade algunas gotas de aceite esencial (si quieres), y mezcla bien.

5. ¡Listo! Envásalo, y úsalo r-e-s-p-o-n-s-a-b-l-e-m-e-n-t-e.

Receta jabón líquido 3

Nota: he probado varias veces, y la consistencia siempre varía un poco. Por eso prefiero hacerlo con menos agua, pues si queda muy espeso siempre se puede añadir más agua al final. A mí me gusta que quede más bien aguado, porque limpia igual de bien y rinde muchísimo más, pero la receta, así como está, debería dar como resultado un líquido viscoso, muy similar a los detergentes comerciales.

El resultado no es exactamente igual a un jabón líquido (como el jabón de castilla líquido, por ejemplo) porque se requieren procesos químicos ligeramente diferentes. Pero queda parecido y funciona muy bien. 

raya

Ya. Fin. ¿Qué piensas de las cosas que te conté aquí? ¿Qué piensas de nuestra obsesión con la asepsia? ¿Cuál jabón usas? ¿Vas a probar a hacer el jabón líquido? ¡Cuéntamelo en los comentarios!

 

Compartir es lindo ♥ Share on FacebookPin on PinterestShare on Google+Tweet about this on Twitter

51 Comentarios

  1. Escape

    ¿Y no es más sostenible dejarlo en barra y usarlo asi? ¿Por qué y para qué líquido?

    • ¡Hola! Como lo digo en la entrada, sí, lo preferible es usar el jabón en barra pero a veces es más cómodo usar líquido, por ejemplo, para usar como champú, o para lavarse las manos… hay gente a la que no le gusta usar jabón en barra para eso, y esta opción sigue siendo preferible ambientalmente con respecto al limpiador líquido que venden en los supermercados. ¡Saludos!

    • albert

      liquido x ejememplo para los despachadores de lavabos es muy practico y se despetdicia mejos asi lo usamos en casa

      • Sí, a veces el líquido resulta muy práctico, sobre todo si el dispensador ayuda a que no se desperdicie :-)

  2. ¡Brillantísimo artículo, Mariana! He aprendido mucho, mucho.
    Yo uso “barras limpiadoras” desde hace mucho tiempo, aunque es porque aún no he agotado las que tenía. Intercalo con jabón de Alepo, que es el mejor que he probado hasta ahora y que cunde mucho. Cuando tengo oportunidad compro en tiendas de jabones artesanales, así que las “barras limpiadoras” siguen sin agotarse, pero las usaré porque no voy a tirarlas (pese a todo). Cuando no quede ninguna sólo compraré jabón.
    La receta me ha encantado. Pregunta indiscreta: ¿usas este jabón líquido para aseo corporal o puede usarse también, por ejemplo, para lavar ropa en la lavadora? Por la textura que veo se me ocurre que a lo mejor funciona…
    Un abrazo y gracias,

    • ¡Hola Irene! Pues qué bueno que te haya servido para aprender cosas nuevas :-)

      Qué bueno el jabón de Alepo… aquí no se consigue; aunque a mí me ha ido bien con los que yo he fabricado con aceite usado (para lavar cocina y ropa) y el de aceite de coco y oliva (para la ducha).

      Este jabón líquido lo he hecho un par de veces con el jabón de aceite usado, para lavar los platos (probando a ver qué tal), y para las fotos lo hice con un jabón de aceite de oliva, con la intención de probar unas recetas de champú (aunque estoy casada con el champú “conejo feliz”, pero siempre me gusta probar más cosas). Me parece una receta útil, pero la verdad no sé qué tanto más la vaya a usar, porque creo que prefiero usar el jabón en barra directamente.

      No sé qué tal funcione para la ropa en la lavadora… yo para eso estoy usando una mezcla de jabón rallado, con carbonato de sodio y bicarbonato de sodio, pero también he visto un par de recetas (como esta, o esta, que compartió una lectora del blog en los comentarios) para hacer jabón líquido para lavadora. Pasa que siempre he estado acostumbrada a usar jabón en polvo, así que con el otro todavía no me ha “picado” el bicho de la curiosidad.

      Si te me adelantas a probar, me cuentas qué tal te va. ¡Un abrazote!

  3. Hola Mariana. Primero que nada felicitarte por el blog. Hay mucho cariño en todo lo que escribes :) Sinceramente no tenía ni idea de algunas cosas pero lo que más me impresiona es que en Europa no haya una ley que regule de la misma manera que en EEUU.
    Afortunadamente tenemos a gente como tú que nos abre los ojos a las despistadas como yo. Muy buen post, muchas gracias Mariana. Te sigo leyendo :)

    • ¡Hola Nazaret! Muchas gracias, me alegra mucho que te guste el blog y que se note el cariño que pongo en hacerlo :-)

      Lo de la ley no lo tengo seguro, como digo en la entrada, no sé si existe o no… sólo sé que en EEUU sí que existe, así que hace más fácil diferenciar cuándo se trata de jabón y cuándo es detergente. Con o sin regulación, la forma de saber si lo que estás comprando es jabón es mirar la lista de ingredientes. Debería decir “aceite saponificado de X o Y”, y no tener una lista larga de cosas como “Lauril Sulfato de Sodio, Metilparabeno, etc etc.”

      Muchas gracias a ti por pasarte por aquí a leer, ¡un abrazo!

  4. ¡Hola Mariana!
    Nosotros utilizamos una receta parecida para el jabón líquido, lo único que hecemos distinto es el proceso, en vez de esperar a que el jabón se derrita y cocinarlo (o no) lo mezclamos con una batidora (tenemos que trabajar nuestra paciencia, jeje). Y la verdad es que se queda bastante bien, lo único que con el frio que hace por aquí al cabo de unos días se acaba solidificando. Tenemos que prepararlo con mucha agua para que no se solidifique. Lo estamos usando para la lavadora (añadiendo también bicarbonato). No llevamos mucho tiempo usandolo, por lo que todavía es pronto para sacar conclusiones.
    Para los platos preferimos utilizar directamente la barra de jabón. Quedan de lo más limpios :)
    La proxima vez probaremos tu metodo “slow”, que seguro que se mezcla todo mejor.
    ¡Un abrazo!

    • ¡Hola Fer! ¿Qué proporciones usan para el de la lavadora? Siempre he usado en polvo, pero creo que voy a tener que probar qué tal funciona el líquido, ¿rinde bien?

      Cuando prueben el método “slow” me cuenta qué tal les va. A mí me gusta —sobre todo— porque no requiere más uso de energía (como el de la batidora, o ponerlo al fuego por más tiempo) así que no solo se ahorra en empaques sino en impacto en general. Creo que la paciencia sí vale la pena jajaja ;-)

      ¡Un abrazo!

      • Uy Mariana, qué pregunta más difícil para dos cocinillas como nosotros. De momento no estamos siendo nada precisos. Seguimos una receta que mezcla 200 gr de jabón con dos litros de agua (no tenemos báscula así que los 200gr fueron a ojo). A los pocos días se nos solidificó, así que le añadimos más agua. Dejamos como un litro un poco más denso y otro litro más líquido. Los dos al cabo el tiempo volvieron a solidificarse (es por el frio, si los calientas un poco en seguida se vuelven a quedar líquidos). Para la lavadora utilizamos el más denso, ponemos como medio vaso, depende de lo sucia que este la ropa. Y queda muy bien. Y rendir si creemos que rinde, con una pastilla de jabón de “200 gramos” al final salen más de dos litros que dan para muchos lavados.
        De todas formas estamos todavía en periodo de experimentación, jeje. Ya te contaremos nuestros avances.
        ¡Abrazotes!

        • Jajaja, bueno, no pasa nada… en la fase de experimentación yo tampoco mido ni tomo nota de muchas cosas :-P
          Pero bueno: 200 gr (aprox), los ponen con dos litros de agua… ¿y de ahí en adelante pura batidora? ¿o cómo lo hacen? Me parece curioso que se solidifique, tal vez la batidora sea importante en el proceso de hacer que rinda más, y si es así lo quiero probar :-)

          • Para ser un poco más precisos (dentro de lo posible, jeje) mezclamos el jabón rallado con dos litros de agua caliente, lo dejamos unos pocos minutos para que se ablandase un poco y después directamente le pasamos la batidora hasta que acabó de disolverse bien. Y listo.
            Tardó unos cuantos días en solidificarse, dependiendo de la densidad. Si lo agitamos un poco o lo calentamos se empieza a volver más liquido de nuevo. Yo no creo que la batidora sea importante para hacer que cunda más. Quizá no seamos tan buenos calculando los 200 gramos a ojo. La próxima vez intentaremos ser un poco más finos ;) Ya te contaremos

  5. Me encanta leerte Mariana, eres rigurosa, apasionada y con un gusto estético que de verdad haces de leer un artículo en un blog una experiencia superior.

    Gracias por toda la info, me has convencido con lo de preferible ambientalmente, tiene todo el sentido del mundo. La palabra sostenible es demasiado compleja y encima hoy día está empezando a desvirtuarse.

    Algún día me armaré de valor para meter mano a lo de hacer mi propio jabón, de momento está en mi lista de cosas que hacer antes de morir. Cuando me ponga me gustaría hacer de ello un hábito. Y por supuesto, vendré primero aquí y luego a Organicus para seguir atentamente el proceso.

    Un abrazo

    • ¡Muchas gracias Amelia! :-)

      Uf, es que a la palabra “sostenible” habría que dedicarle una entrada completa… ¡con lo manoseada que está!
      Espero que te animes pronto a hacer tu propio jabón. Yo sé que suena intimidante (yo me moría de miedo/pereza de hacerlo), pero una vez empiezas vas a ver que no es tan complicado. Yo ahora ya no me imagino saliendo a comprar jabón cuando puedo hacerlo yo, a mi gusto, en mi casa.

      ¡Un abrazo, y gracias por pasar por aquí!

  6. Maria Fernanda Méndez

    Mariana, que gusto leerte de nuevo.
    Ya tengo guardados mis jabones de castilla y de coco, el otro día me dio por hacer un experimento que resulto bien interesante, preparé una infusión de romero y de manzanilla (era un un puño generoso de manzanilla y unas 3 ramitas de romero) y derretí una de mis barras de jabón de coco.. y adivina resulto un shampoo que huele a ambas cosas, funciona bien.
    Saludos

    • ¡Hola Maria Fernanda! Uhhh, ¡qué buen experimento! Yo hice lo mismo con un jabón de aceite usado (con infusión de lavanda), para probar a lavar los platos. Me funcionó bien, pero creo que se me fue la mano con el agua jajaja. Me encanta la idea de la manzanilla y el romero en el champú, lo voy a probar a ver qué tal. ¡Un abrazo!

  7. Hola Mariana, me encanta tu blog pero nunca había comentado.

    Yo hago jabón liquido con hidróxido de potasio, aceites y calor, parecido al de castilla, por un tema de tiempo… en medio día está listo y no tengo que esperar varios meses… (claro que si lo hiciera de forma anticipada…) ¿sabes si será menos sustentable? por la energía utilizada quizás… pero por la materia prima no se…. voy a buscar la respuesta, pero te pregunto por si tu sabes…
    Lo que me apena es que he tratado varas recetas de detergente para la lavadora de ropa y ninguno me funciona bien… será por mis hijos chicos que ensucian mucho….

    saludos

    • ¡Hola Meche! Me alegra mucho que te guste el blog y que te hayas animado a comentar :-)

      Por materia prima, es igual (de hecho, ese que describes viene a ser el verdadero jabón líquido); por energía —como tú misma lo dices— si se genera un impacto mayor, algo que también pasa si uno hace jabones sólidos con el proceso caliente. Yo siempre los he hecho con proceso en frío, aunque el tema de la paciencia a veces se complica jajaja. ¿Qué receta usas para hacer ese jabón? ¡Me gustaría mucho probarla!

      Para lavar la ropa, yo he estado usando este (mezcla jabón rallado, carbonato de sodio y bicarbonato de sodio) y me ha funcionado bien. Si tus chicos ensucian mucho la ropa, lo que mejor te puede ayudar es ponerla un poco en remojo antes de lavar, ojalá en agua tibia, que ayuda a que todo limpie mucho más fácil (y por lo tanto, a que se requiera menos jabón también).

      ¡Un abrazo!

  8. Hola Mariana,
    nosotros hacemos en casa nuestro propio jabón en barra casero. Utilizamos aceite usado de cocinar, y como: “en Enero todo el mundo es buen jabonero”, pues eso,… que en invierno hacemos el jabón para todo un año.
    Lo usamos para lavar la ropa y también elaboramos para las manos. Con miel, canela, romero, manzanilla, naranja,… de diferentes aromas, que después regalamos a familiares y amigos.
    Nunca he probado a hacerlo líquido, pero creo que el resultado tiene que ser muy bueno.
    Sin duda, voy a probarlo y cambiar un poco.
    Tienes un blog precioso, me alegro de haberlo encontrado.
    Un saludo,

    • ¡Hola Inma! Me parece genial que usen así el aceite, y no conocía el dicho de “en enero…” jajaja, ¿es común que la gente haga jabones en enero?
      El jabón líquido resulta bien, y puede ser más cómodo de usar en algunas situaciones, así que creo que vale la pena probarlo. En todo caso, yo me quedo con la versión en barra :-)

      Me alegra mucho que te hayas encontrado el blog, y que te guste. Espero seguir “viéndote” por aquí. ¡Un abrazo!

  9. hola señorita, me ha encantado todo lo que he visto, y ya quiero empezar a hacer mis propias cosas, el jabón que mencionas arriba que tipo de jabón es? tienes el nombre de la marca? yo vivo en Medellín, y tengo otra duda, se puede usar glicerina, es ecoamigable? aún estoy aprendiendo, y quiero conocer todas las opciones… gracias

    • ¡Hola! ¿A cuál jabón te refieres?

      Con respecto a la glicerina, sí la puedes usar, pero debes tener un poco más de conocimiento sobre fabricación de jabones pues afecta las proporciones de los ingredientes. Con respecto a si es “ecoamigable”, pues es una pregunta con respuesta difícil, pues un producto no es realmente “ecoamigable”. Lo que es sostenible es el comportamiento que tenemos nosotros con respecto a ese producto (aunque obvio, hay unos que son “menos peores” que otros. Es un tema que tengo pendiente para el blog). Pero en fin, depende del origen, del proceso de producción, del uso… Hay glicerinas de origen vegetal y otras que son subproducto del propileno. Lo ideal, si vas a usarla, es que consigas una de origen vegetal. ¡Saludos!

      • Hola Mariana! Primero que todo quiero felicitarte por tu blog, es realmente fascinante y muy educativo! Este tema de los jabones es encantador, altamente apasionante y sobre todo muy satisfactorio al sentir que estamos aportando nuestro granito de arena al cuidado del planeta! En cuanto a la pregunta de Folie, tengo por decir que, por mi experiencia, si lo que quieres es un jabón liquido, yo te recomendaría que usaras un jabón de aceites vegetales, aunque aquí entra a jugar mucho la habilidad del jabonero jejeje, pues dependiendo de las grasas que emplees, serán sus características, incluyendo el nivel de espuma si te gustan los jabones que generen bastante espuma y ademas se biodegradan en 2 horas aprox, igual en el proceso de saponificación que atraviesan estos jabones antes de convertirse en jabón (valga la redundancia) se produce mas o menos un 20% de su peso total en glicerina,que veo es lo que te llama la atención, pero ademas, si logras conseguir la glicerina base para jabón y que sea vegetal, vas a encontrarte con que se produce un jabón mas bien tipo crema, pero volvemos al mismo punto, dependiendo de la experiencia del jabonero; aunque obviamente todo depende del gusto de cada persona! :)

        • ¡Muchas gracias Lina! Me alegra mucho leer esas cosas que dices de mi blog. Y muchas gracias por tu comentario y tus tips… el mundo de los jabones artesanales es realmente encantador, yo ya no quiero volver a comprar jabones nunca, sabiendo la infinidad de opciones que tengo cuando lo hago en casa. ¡Un abrazo!

  10. Rocío M.

    ¡Hola! Justo he buscado como loca una receta de jabón líquido lo menos impactante posible, y esta la había descartado por fácil jaja, no sé, quería algo más “complicado” pero luego vi que eran ingredientes de petróleo y nada ecológicos y volví a esta receta. Sin embargo… estoy pensando seriamente en “hacer mis propios jabones”, así como el que hiciste para el shampoo de barra. ¿Te parece que ese jabón en este proceso quede bien para un jabón líquido? Ya lo probaré, pero no quise dejar de preguntar. Saludos desde México.

    • ¡Hola Rocío! Sí, podrías usar el champú de la receta que publiqué para hacer jabón líquido. Funciona para cualquier jabón real (es decir, que no sea detergente en barra). Esta receta es como una “trampa”, porque el jabón líquido tiene su propio proceso (este queda parecido, pero no es igual)… nunca lo he probado, pero tengo intenciones de hacerlo, así que cuando lo tenga más claro también lo compartiré por aquí. ¡Saludos!

  11. Muy interesante el post, Mariana. Pero yo tengo una duda. ¿Usas ese mismo jabón para ducharte? Estoy intentando deshacerme de los geles industriales, pero las últimas veces que he usado pastillas de jabón artesanales he acabado con cistitis (al rato de salirme de la ducha, no falla). ¿Qué hay del ph de estos productos y cómo sé si son seguros para mí? ¡Estoy deseando encontrar una solución!

    ¡Saludos!

    • ¡Hola Elena! Aych, qué mala experiencia la que has tenido… yo también uso jabones artesanales en la ducha y no he tenido ese problema. Puede ser el pH, pues algunos quedan más irritantes que otros. Se me ocurren tres cosas:
      1. Que consigas papel tornasol y midas el pH para asegurarte de que es cercano a neutro antes de usarlo.
      2. Que te animes a hacer tu propio jabón, y lo hagas con “superfat”, es decir, con un porcentaje de aceite mayor, para que quede más suave (y en este caso el papel tornasol también te vendría bien).
      3. Que evites CUALQUIER jabón en la vulva y en otras zonas de piel delicada (como la cara). De hecho, se recomienda evitar 100% el jabón en la “zona íntima”, y usar una mezcla de agua con vinagre para mantener bien balanceado el pH y evitar infecciones vaginales. Yo lo uso de vez en cuando, pero también uso jabón (el mismo que uso como champú, que tiene pH casi neutro, y como te digo no me ha dado ningún problema).

      Espero que te resulte útil alguna de las ideas, ¡me cuentas qué tal te va! ¡Un abrazo!

  12. El caso es que ya evito el contacto con zonas íntimas, pero a veces al ducharme, es complicado evitarlo…

    Así que me haré con el papel tornasol y probaré con diferentes jabones. ¡Espero volver otro día con una experiencia más positiva, jaja!

    ¡Gracias por tu blog y dedicación, Mariana!

    • Oye… me quedé pensando. ¿Será que el jabón que has usado tiene algún ingrediente adicional que te está irritando? Un perfume, un colorante… creo que valdría la pena tener eso en cuenta también :-)

      • Hmmm, pues era artesanal, pero sí que llevaba perfume, y no ponía específicamente lo que era : / Quizás sea eso.

        El otro día le compé un trozo a una muchacha de mi ciudad que los fabrica: es de aceite de oliva; de estos que tienen pinta de ser como los que se usaban antaño. Pero olvidé preguntarle por los ingredientes : ( Lo probaré esta semana.

        • Buenas! leyendo los comentarios me tope con este. Conseguiste encontrar uno que no te haga mal? La verdad es que yo probe con el jabon de glicerina y fue tan mala la experiencia que ya le tengo miedo a los jabones naturales para el cuerpo.

  13. Mariana Hola!

    Me tiene obsesionada este tema del jabón jajaja, desde que lo leí en el V/S de facebook.
    Se que ya te lo pregunté, pero ando con déficit atencional por estos días…Para lavar la loza en la cocina también usas jabón?? En ese caso usas jabón liquido o en barra?
    Es que he estado buscando y es difícil encontrar un “jabón” que no venga con mil aromas y añadiduras jajaja, al parecer es lo que vende…lo mas neutro hasta el momento es el jabón de castillas.

    • ¡Hola Camila! Sí, también lo uso para lavar loza, y funciona muy bien. Lo uso en barra, porque me parece que rinde más, pero puedes probar a hacerlo líquido si es que a ti te funciona mejor así.

      Es muy difícil conseguir jabones sin perfume, porque además estamos acostumbrados a que las cosas limpias deben oler a algo “rico” (muchas veces ni siquiera están limpias sino que el perfume enmascara el olor, lo cual no tiene ningún sentido). Pero el jabón de Castilla es buena opción, o por último puedes probar a hacer jabón tú misma, que así lo puedes hacer a tu gusto :-)

      • Maravilloso! Voy a probar :D…la verdad hacerlos yo misma será por ahora algo complejo por que no tengo mucho espacio u.u… pero encontré alguien que los hará para mi jajaja <3, viva el comercio justo! Pero estarán dentro de lo que demore el proceso :O, mientras buscare el de castilla…
        Espero poder hacer la transición pronto…muchas gracias por tus datos! Los amo!!

  14. Angelica Bolivar

    Me encanto el articulo, aprendi mucho! Pero no tienes una receta para hacer jabon, pero sin la barra de jabon??? Osea que no sea a partir de jabon. Te cuento que vivo en Venezuela y en estos momentos estamos muy mal con la economia al punto que no se consiguen productos de aseo personal, y estoy buscando opciones para hacer mi propio jabon, pero obviamente no voy a conseguir una barra de jabon :( Gracias :)

    • Hola Angélica. Para hacer tu propio jabón necesitas algunos conocimientos básicos, y materia prima que no sé con qué tanta facilidad puedas conseguir (teniendo en cuenta la situación de Venezuela). Aquí hay una receta que publiqué para hacer champú en barra, y aquí puedes encontrar una guía básica para hacer jabones, que publicó Claudia del blog Cocina y Divina. ¡Saludos!

  15. Ana Salazar

    Hola mariana como estas! Estaba tratando de leer todos los comentarios para ver si depronto alguien ya te habia preguntado que jabon usas… Quisiera saber que Jabon de barra usas? … He leido en muchos blogs que usan Jabon de castilla pero la verdad aqui en medellin no lo he encontrado… si es dificil encontrar aceite de jojoba que queria aplicar para unos de tus tips imaginate encontrar Jabon de castilla no he pòdido!!! ..
    Te agradeceria inmensamentee si me dijeras que tipo de jabon usas? o si usas el jabon de castilla donde lo consigues? y que tal el aceite de jojoba sabes donde lo podre conseguir? tantas preguntas !!! la verdad has sido una inspiracion y estoy aqui de a pocos modificando mi rutina … GRACIAS Mariana! … Estare atenta!

    • ¡Hola Ana!

      El jabón de Castilla es jabón de aceite de oliva. Yo hago el que yo uso, porque aquí (hasta donde sé) no se consigue. El aceite de jojoba lo compro en Biocorp (allá consigues muchos tipos de aceites esenciales y base, muy buenos).

      Me alegra mucho que estés motivada probando mis tips, y que estés en el proceso de ajustar tus hábitos :-) ¡Un abrazo!

    • Lina Toro

      Hola Ana! El jabón de castilla es un jabón 100% de aceite de oliva, no hace mucha espuma pero hidrata bastante la piel,nosotros lo fabricamos, escríbeme a contacto@delherbario.com. Saludos

  16. Gracias por tus muy buenas ideas!!! Este info no solo sirve para evitar contaminar mas sino tambien ayuda a la economia del hogar. Excelente!!!

    • Así es, es que lo que es mejor para el planeta es —podría decir que siempre— mejor para nosotros también :-)

  17. Maria Lelia

    Hola Mariana, respecto del añadido de la glicerina es bueno para quienes viven en zonas muy frías y se solidifica el jabón.
    Cuando la mezcla está todavía tibia, añadir un poco de glicerina vegetal y batir bien para homogenizar la mezcla.
    La glicerina tiene propiedades anticongelantes.
    Saludos

  18. Muy buenas Mariana.
    Hace unos dias lei el post del champu el conejo feliz. Tengo en mente comprar la sosa caustica y ponerme manos a la obra. Pero leyendo esto del jabón liquido, me crea la pregunta si a raiz de ese jabón podemos hacer este liquido e incluso como he leido usar el aciete usado. Supongo que la respuesta es a todo que si, pero es que lo del aceite usado para la ropa me da cosa…
    Gracies!

    • ¡Hola Lais! Sí, a partir de este champú también podrías hacer la receta de jabón líquido. Con el aceite usado también se puede pero la receta es completamente diferente (la preparación siempre cambia según el tipo de aceite que se usa). Yo uso jabón hecho con aceite usado para lavar la ropa, y funciona súper bien. ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *