5 ventajas de hacer tus propios productos de aseo y cuidado personal (+ algunas recetas como bonus track)

Ya hace un tiempo te había hablado un poco sobre mi transición a los productos de aseo y cuidado personal hechos en casa. Fue algo que empecé a hacer de manera más o menos tímida, y que con el paso del tiempo y gracias a todo lo que he encontrado y aprendido en otros blogs se ha convertido en una verdadera afición. Ahora hasta tengo un termómetro para medir la temperatura de mis preparaciones caseras (y me creo la muerte cuando lo uso jajaja).

Hay muchas razones por las que prefiero los productos hechos en casa, pero hay 5 que son, para mí, las más importantes y hoy he decidido compartirlas contigo esperando que te animes a probar tú también. Al final además encontrarás —a modo de bonus track— algunas recetas facilísimas para que pruebes y te empieces a despedir de los productos comerciales preparados. Aquí van 5 razones para que te motives:

Captura de pantalla 2015-07-28 a las 1.52.12 p.m.

O para que sea más claro: es mejor tener muchos ingredientes polifacéticos que puedes mezclar como quieras, que productos comerciales preparados que sirven para una sola cosa. Esta es una base importante de la filosofía residuo cero, y tiene que ver con la estandarización y la modulación, dos aspectos esenciales del diseño para la reutilización.

Piensa en los juegos para niños que consisten en fichas y en partes (tipo Estralandia y Lego), y en la infinidad de posibilidades que ofrecen, versus los juguetes que ya vienen con una forma y una finalidad predeterminada de fábrica (tipo Operando y Adivina Quién). Los primeros pueden ser usados hasta el infinito, cada vez en combinaciones y complejidades diferentes, e incluso pueden ir más allá, aplicándose a cosas que están por fuera del uso básico propuesto, como por ejemplo esto, esto o esto. Los segundos, en cambio, sólo sirven para una cosa y para nada más… por lo general terminan abandonados después de haber sido usados sólo algunas veces. Los primeros cultivan la creatividad, los segundos la limitan.

Con los productos de aseo y cuidado personal pasa igual: puedes tener un montón de ingredientes que se pueden combinar en infinidad de maneras y que, por lo tanto, te dan la opción de hacer sólo las cosas que necesitas y hacerlas exactamente a tu gusto. Algunos ingredientes básicos que sirven para muchas cosas ya te los conté aquí. Otros ingredientes polifacéticos que siempre tengo en casa son el vinagre blanco, agua oxigenada (o peróxido de hidrógeno, desinfectante y blanqueador), alcohol, limón y —más recientemente— carbonato de sodio (todavía estoy explorando sus usos en la limpieza del hogar) y manteca de karité.

vinagre blanco

Captura de pantalla 2015-07-28 a las 1.54.45 p.m.

Como se trata de ingredientes sueltos y no de mezclas listas, tienes control absoluto sobre lo que quieres que entre en tu casa y en contacto con tu cuerpo y lo que no. Muchos productos comerciales te ofrecen las maravillas de un ingrediente en particular, pero vienen además cargados de otros ingredientes que no son tan chéveres. Voy a tomar un ejemplo en particular:

Crema hidratante Dove con manteca de karité: está fabricada (en orden de mayor a menos concentración) con agua, glicerina, ácido esteárico (usualmente es de origen animal), Triglicérido Caprílico / cáprico, Dimeticona, Glicol Estearato, PEG 100 estearato, vaselina (un derivado del petróleo), Butyrospermum parkii (Manteca de karité) —recién aquí aparece—, y aquí siguen alcoholes, fragancias y parabenos. Se supone que Dove promueve la imagen de la “belleza real”, pero es de Unilever, el mismo fabricante de Axe, cuya estrategia publicitaria —súper innovadora— es la cosificación de las mujeres… es decir, es básicamente se van para donde caliente el sol. Y, además, hacen pruebas en animales. Ese no es el tipo de crema hidratante que yo quiero usar, ni el tipo de compañía que quiero que se lleve mi dinero.

Mousse hidratante de manteca de karité que hice en mi casa: está fabricado (en orden de mayor a menor concentración) con manteca de karité —aquí sí es el ingrediente principal—, aceite de coco y aceite de macadamia. Las recetas que había encontrado tenían más cosas, pero usé los ingredientes que tenía a la mano. Usé apenas una fracción de cada ingrediente, así que tengo para hacer mucho más, y ajustarla si es que lo veo necesario. No tiene derivados del petróleo ni de origen animal, no tiene conservantes (y no los necesita, pues lo voy a usar en menos de seis meses y no va a pasar años parado en una góndola de supermercado esperando a que alguien lo compre), los fabricantes de cada uno de los ingredientes son empresas pequeñas (y locales en el caso del aceite de coco y de macadamia) y no fue probado en animales.

¿Prefieres con o sin perfume? ¿Te gustan más los aromas cítricos o los florales? ¿Quieres algo que limpie pero que no sea tóxico? ¿Quieres cuidar tu piel sin llenar tu cuerpo de componentes de dudosa seguridad? Todo eso está bajo tu control cuando preparas tus productos en casa.

Mi rutina de cuidado facial nocturno
Aquí arriba está toda mi rutina de cuidado facial nocturno: desmaquillante de aceite de coco, discos de algodón reutilizables, tónico de vinagre de manzana y aceite de jojoba para hidratar. 

Captura de pantalla 2015-07-28 a las 1.54.50 p.m.

Ya te he contado lo que la basura dice de ti y los problemas que surgen por nuestra adicción a los objetos desechables de plástico, y los productos comerciales de aseo y de cuidado personal son una fuente inagotable de basura: el plástico o el vidrio que los contiene, el papel de las cajas, el de las etiquetas…

Cuando preparas estos productos en casa puedes comprar los ingredientes básicos en presentaciones de mayor tamaño, haciendo que rindan mucho más y de esta manera reduciendo la cantidad de residuos que generas. Puedes empacar los productos que preparas usando frascos reutilizados de conservas o mermeladas, o incluso usando empaques de productos de cuidado personal que ya se acabaron. Los ingredientes base normalmente tienen empaques que no buscan ser tan seductores porque no están dirigidos al consumidor impulsivo… es decir, te ahorras los residuos adicionales —cajas, cajitas, etiquetas, etiquetitas, folletos descriptivos que prometen curar hasta la envidia, etc.— y te quedas con lo esencial.

Frascos recuperados reutilizablesDiscos desmaquillantes reutilizables de tela de algodón

Otra cosa que he estado haciendo de la mano con éstas exploraciones es reemplazar cosas desechables por versiones reutilizables. Me hice unos discos de tela de algodón, pero si no tienes máquina de coser puedes buscar una tela suave de algodón y recortarla de la forma que te parezca más cómoda. Me inspiré en ideas que encontré en Organicus y en Trash is for Tossers

Captura de pantalla 2015-07-28 a las 1.54.55 p.m.Los ingredientes casi siempre son más baratos que las mezclas preparadas. Esto es cierto en la cocina —sabemos que en términos generales es más barato comer en casa que comer en restaurantes— y sigue siendo cierto en los productos de aseo y cuidado personal. Por ejemplo, es mucho más barato comprar peróxido de hidrógeno en un almacén de químicos (que suele venir al 50% de concentración) y mezclarlo con agua que comprar los pequeños frascos que venden en las farmacias (y que vienen sólo al 4%).

Depende de dónde vivas, puede ser mucho más barato comprar aceite de coco (que además es súper versátil) que comprar una crema humectante comercial. Es más barato comprar bicarbonato de sodio que comprar limpiadores para hornos, para baños o productos para destapar desagües (y sí, el bicarbonato sirve para todo eso).

Y no sólo es más barato para ti, sino que es más barato para la sociedad… al tener que lidiar con menos basuras, los costos de la recolección, clasificación, reciclaje o desecho se reducen… Esos son costos que normalmente no pensamos que estén asociados a los productos, pero si algo genera basura está también generando un problema que hay que resolver, y que cuesta resolver.

Yo pienso que cada producto debería tener un precio coherente no sólo con sus ingredientes, sino también con los residuos y problemas que quedan después de su uso, tiene mucho más sentido y seguramente seríamos consumidores más cuidadosos, ¿no crees?

Captura de pantalla 2015-07-28 a las 1.55.01 p.m.

Este ya lo mencioné antes como una ventaja de tener pleno control sobre los ingredientes de los productos que usas, pero pienso que es tan importante que se merece un ítem individual. Para darte un panorama del problema, me aprovecho del texto que comparte PETA Latino en su página web: “Para probar cosméticos, limpiadores del hogar y otros productos de consumo, cientos de miles de animales son envenenados, enceguecidos y matados cada año por crueles corporaciones. Los ratones y las ratas son forzados a inhalar gases tóxicos, los perros son obligados a ingerir pesticidas y a los conejos les frotan químicos corrosivos en sus pieles y ojos. Muchas de esas pruebas no son ni siquiera requeridas por ley, y frecuentemente producen resultados inexactos o erróneos; incluso si un producto hace daño a los animales, te lo pueden vender.”  

¿De verdad quieres comprar productos que han hecho sufrir a cientos de miles de animalitos preciosos e inocentes, sabiendo que además de injusto es completamente innecesario? Yo creo que no… y la solución está, literamente, en tus manos.

Productos de cuidado personal sin pruebas en animales
Los productos que hago en casa no son probados en animales… pero es posible que algún animal los haya probado :-) Más evidencia aquí.

Para cerrar, creo que vale la pena hacer una aclaración: ahora es fácil encontrar por todos lados un montón de artículos y testimonios que alaban los productos “naturales” mientras hablan horrores de los “químicos”. Yo entiendo las buenas intenciones que hay detrás de muchos de esos artículos… pero es importante tener en cuenta que químico no es lo contrario de natural.

Como lo dice Ana Organicus “Por definición todas las sustancias son químicas, ¿o alguien diría que la sal no es natural? A veces el término químico se emplea de forma peyorativa, cuando en realidad se pretende decir sintético o artificial. Asimismo, natural no es sinónimo de inocuo. Queda dicho.” ¿No estás convencida/o? Considera lo siguiente: el agua es H2O —un compuesto químico—, y sin ella moriríamos. Un exceso de agua, sin embargo, también puede ser perjudicial para la salud. Y por otro lado, el ají es natural, y no por ser natural te lo frotarías en la cara, ¿o sí?

Si quieres ampliar un poco más el asunto, te recomiendo esta publicación sobre los tóxicos en los cosméticos convencionales , de Organicus. Ana también ofrece un curso online de cosmética natural (¡que yo ya hice!) y que es súper informativo, súper interesante y te da las bases para empezar a formular cosas a tu gusto, en tu casa. Que conste que no me gano ni un centavo por recomendarlo; lo recomiendo porque me pareció bueno de verdad verdad.

Captura de pantalla 2015-07-28 a las 1.55.07 p.m.

Aquí van 7 recetas rápidas para preparar algunos productos de aseo y cuidado personal en casa. Todas con ingredientes muy fáciles de conseguir, súper efectivas y muy personalizables.

1. Líquido para limpiar las gafas: Mezcla 3 cucharaditas de alcohol con una cucharadita de agua. Añade dos o tres gotas de jabón líquido para platos, mezcla bien y envásalo en una botellita pequeña con atomizador. Aplícalo en los lentes de las gafas y frota con un trapo suave que no deje pelusas. Ésta receta la encontré aquí.

2. Limpiador para el inodoro / sanitario / retrete: Espolvorea bicarbonato de sodio en el agua. Yo lo hago “a ojo”, pero lo que pongo es más o menos 1/4 de taza. Añade un chorro de vinagre blanco (más o menos otro 1/4 de taza) y déjalo reposar un rato. Es posible que veas que se hace un efecto “efervescente”, esto es normal, y pasa porque se genera una reacción química que desprende dióxido de carbono. Por último, usa el cepillo como lo usas siempre y vacía el tanque para que quede reluciente.

3. Para limpiar vidrios y espejos: Mezcla dos cucharadas de alcohol, dos cucharadas de vinagre blanco, una cucharada de fécula de maíz (sí, es en serio) y una taza y media de agua. Envásalo en una botella con atomizador. Cuando lo uses, limpia el vidrio o el espejo con un periódico (reutiliza los que tengas, o haz como yo, que no estoy suscrita a ninguno pero cuando veo uno de distribución gratuita me lo traigo para la casa).

4. Para limpiar la tabla de cortar: Haz una mezcla de partes iguales de sal y bicarbonato. Espolvoréala sobre la tabla, y frótala usando medio limón. Esto ayuda a limpiar y a quitar los olores que se quedan impregnados en la tabla.

5. Talco: Mezcla partes iguales de caolín en polvo (es una arcilla, la puedes encontrar en tiendas de productos químicos) y de harina de avena o fécula de maíz. Envásalo en un salero viejo o en un frasco que tenga una tapa que puedas perforar. Receta adaptada de una que encontré aquí.

6. Hidratante de karité y coco: En una olla, pon media taza de manteca de karité y un poco menos de media taza de aceite de coco. Añade dos cucharadas de aceite de almendras o macadamia. Ponlo todo al baño maría hasta que se derrita y mezcla para homogeneizar. Mételo en la nevera hasta que se solidifique. Cuando esté sólido, sácalo de la nevera y mezcla usando una batidora elétrica; vas a ver que la textura empieza a cambiar. Bate durante 10 minutos aprox. Envásalo en un frasco de vidrio bien limpio. Receta adaptada de la que sale acá.

7. Crema dental: Mezcla 1 cucharada de bicarbonato de sodio con 2 cucharadas de aceite de coco. Envásalo en un frasquito de vidrio. Si hace mucho calor, puedes meterla unos minutos a la nevera, y si se pone muy sólida la puedes suavizar poniéndola al baño maría. Yo le añado también una pastilla de calcio pulverizada, pero esto es opcional. También puedes añadir aceite esencial de menta, pero yo la prefiero así sola. Esta receta la encontré aquí. Y ésta, en particular, ha sido un proceso experimental, del cual compartiré más detalles en el futuro cercano. Si no te sientes preparada/o para abandonar la crema dental comercial, igual puedes usar esta mezcla como tratamiento limpiador para los dientes una vez por semana.

¿Ya has probado alguna de estas recetas? ¿Te animas a probarlas? ¿Hay alguna que me quieras recomendar? ¡Te espero en los comentarios!


 

PD. El viernes sale el primer correo del Club, y llegará directo a tu bandeja de entrada con una recopilación de cosas interesantes y entretenidas que no aparecen por aquí en el blog. ¿Te apuntas?

Compartir es lindo ♥ Share on FacebookPin on PinterestShare on Google+Tweet about this on Twitter

39 Comentarios

  1. Yo uso como tónico facial una mezcla de jugo de aloe vera orgánico con glicerina vegetal. ¡Es lo máximo! La proporción es 1 parte de glicerina por 8 a 10 de jugo de aloe.

    Una buena mascarilla hidratante es mezclar 1/2 aguacate con 2 cucharadas de gel de aloe vera y aplicar por 10 minutos.

    : )

    • Yo he probado con el aloe vera pero aplicándolo solo, y también me gusta mucho. La mezcla con glicerina vegetal suena interesante, ¡esta noche la pruebo!

      ¿La mascarilla hidratante la usas para la piel o para el pelo? Suena a que puede tener buenos resultados en los dos casos, ¿no?

      • La glicerina es un compuesto orgánico que está presente en todas las grasas, tanto de origen animal como vegetal. Se consigue en almacenes de químicos.

  2. Qué grande eres Mariana! me encanta tu artículo! Compartido en todas mis redes! <3 <3 Bsazos!

    • ¡Me alegra que te guste! Si es que de verdad ha sido todo un descubrimiento, y después del curso la timidez para explorar se me ha ido quitando de a poco jajajaja, ¡este fin de semana voy a probar a hacer jabones! Besos para ti, ¡y gracias por todas las ideas y la inspiración!

  3. Hola Mariana! Te quería consultar por el uso del vinagre como limpiador fácil, lo tienes ya diluido en su botellita o haces la mezcla cada vez que lo utilizas? Como siempre me encanta todo, te debo fotos (no diré que uno de mis hermosos perritos traviesos me tiro el teléfono y chau cámara) de varias cosas que vengo implementando gracias a ti. ;)

    PD: Me encanto la entrevista…psst me anote al club pero aún no recibí el mail. Abrazo

    • ¡Hola Andy! El tónico de vinagre lo tengo ya preparado en la botellita que sale en la foto, lo uso más o menos 1 parte de vinagre y 5 de agua, y me va muy bien.

      ¡Siento mucho lo del teléfono! jajaja, así son ellos… igual cuando tengas fotos me las muestras que me encantaría ver en qué andas.

      Me alegra mucho que te haya gustado la entrevista. El email del Club sale mañana (en la tarde de acá) que me falta pulir un par de cosas y tengo que salir toda la mañana. ¡Ya casi!

      ¡Un abrazo!

  4. Hola, me encantó el post y me animé con la hidratante facial… pero, quería saber si hay riesgo de que la piel se queme con el sol al utilizar aceites? y si es así , hay alguna solución natural?
    Gracias!!!

    • ¡Hola Laura! Pues te cuento que hasta ahora no he encontrado nada que reemplace los bloqueadores solares comerciales… el asunto es que uno podría hacer uno casero, pero la única forma de saber si quedó “estable” sería arriesgándose a quemarse, así que no me parece buen negocio. En todo caso sigo en la búsqueda.

      Lo que yo hago es usar el hidratante de aceite, y, cuando voy a salir y me va a dar el sol, uso un bloqueador que no sea graso. El aceite de coco, por ejemplo, se supone que tiene aprox. 4FPS, así que estarías más protegida que si no tuvieras nada… pero lo mejor es usar el bloqueador y no arriesgarse con la salud de la piel. Si llego a descubrir alguna alternativa más natural la compartiré por aquí.

      ¡Un abrazo!

  5. Veronica Juarez Leon

    Me encanta las cosas naturales soy consiente del cuidado de la naturaleza me gustaría ser parte de tu club saludos mariana

  6. Katina Dolores Panameño Nublean

    Me encanta el segmento de limpieza de retrete

  7. Día aalejandra

    Hola Mariana! Me encantó tu articulo, como ando también en un proceso (difícil pero bonito) de transición para cuidarme de una forma más natural, quisiera preguntarte, si tienes alguna receta que pudieses compartir para el cuidado de nuestra zona íntima?, que también es una parte muy importante de nuestro cuerpo. Un abrazo!

    • ¡Hola! ¡Qué bueno que te haya gustado! Y me alegra mucho saber que estás en ese proceso, es muy importante :-)
      Pues precisamente estoy en un proceso de transición en cuando a cuidados de la zona íntima. Antes usaba un jabón-no-jabón de esos que venden “especializados” que supuestamente son más delicados pero igual están cargados de ingredientes que no me gustan… y ahora estoy usando un jabón que hice con una receta muy suave, y complementando con un enjuague de vinagre (diluido en agua) para nivelar el pH. Lo que he leído en muchas partes es que con el vinagre es más que suficiente. Si te animas a probar, la idea es que sea una mezcla muy suave; yo uso una cucharadita de vinagre en una taza de agua.
      ¡Un abrazo!

      • Yo solía tener bastantes incomodidades en la zona y nada me hacía bien. Finalmente un ginecólogo me dijo que lo mejor era lavarse con agua. Agua clara, limpia, de la que sale del grifo. El agua sola no altera el ph. Así lo hago desde entonces (y hace años) y no he vuelto a tener problema alguno.

        Saludos.

  8. Natalia

    Amé este post!! Mi experiencia con la crema dental ha sido charra. En los años anteriores, “amaba” cómo me quedaba la boca con la sensación de frescura INTENSA después de lavarme los dientes. Este año hice una pasantía en México, y allá conocí una crema dental a base de clorofila y cero cosas artificiales, fue lo máximo. Después, viajando por el país, compré una súuuper artesanal a base de arcilla. A esta me costó más adaptarme por su textura, pero deja los dientes ufff muyyy limpios. Debo aceptar que ya no soporto ni una mini gotica de crema dental normal, me quema literal, y sólo me pregunto: en qué momento nos acostumbramos a semejante cosa!?!? No cambio mi crema dental por nada :)

    • Ufff, te entiendo perfecto. Yo he estado todo este año experimentando intermitentemente con una hecha en casa con aceite de coco y bicarbonato, y ahora es la única que me gusta usar. De vez en cuando, si viajo, termino usando crema dental normal (de la que haya en el lugar en el que estoy) y SIEMPRE termino con peladuras en la boca. Me parece súper fuerte, y tampoco entiendo a qué hora nos acostumbramos a usar semejante cosa tan agresiva. De hecho al principio me preocupaba que el bicarbonato fuera demasiado abrasivo y me puse a buscar si había estudios al respecto, y me encontré una tabla en la que hacían un análisis de abrasividad de varias cremas comerciales, bicarbonato y el cepillo solo… ¡y el bicarbonato es más suave que las cremas “normales”!

      He visto también recetas que son con arcilla y he querido probar, pero no sé si la arcilla que yo uso me sirva para eso (la mayoría de las recetas son con bentonita y yo tengo caolín). Tengo que seguir buscando, sobre todo ahora que tú me dices que te ha ido bien con esa. ¡Gracias por contarme tu experiencia!

  9. ¡Hola Mariana!
    Agradezco mucho la existencia de tu blog y tu espíritu para compartir tan detalladamente asuntos vitales, relacionados con el cuidado personal y del planeta. Sos un ejemplo a seguir y yo lo intento, ahí voy, paso a paso. A veces la convicción de cambiarme a formas de consumo más responsables, un poco menos agresivas, se me trunca. Por ejemplo, ahora vivo en Buenos Aires, no en Medellín. Estoy intentando encontrar una tienda de químicos que venda el caolín, pero no lo he logrado. Quiero preguntar si sabés si puedo reemplazarlo con algo como el bicarbonato de sodio, mientras tanto. ¿será que funciona? (para preparar el talco).
    Millón de gracias por tus notas, exploración, colaboraciones. Todo esto es esencial, por lo menos para mí. Un abrazo.

    • ¡Hola! Qué cosas más bonitas me dices :-) No sabes lo feliz que me pone leer esto, y saber que lo que comparto aquí realmente le llega a otras personas.

      Miré en internet a ver si encontraba algo sobre el caolín en Buenos Aires, y vi que tal vez lo puedas conseguir en MercadoLibre. Voy a preguntar en todo caso por si lo puedes conseguir en alguna tienda física, si sé de algo te cuento. Para el talco, podrías usar sólo la fécula de maíz mientras tanto… con el bicarbonato no creo que te vaya muy bien, porque no es tan suave y si te queda entre los dedos puede resultar abrasivo con la fricción al caminar, por ejemplo.

      Muchísimas gracias a ti por pasarte por aquí a leer, y por proponerte a aplicar cambios para tener una vida más amigable con el planeta, ¡un abrazote!

    • Hola! En Bs. As. hay un lugar que se llama Van Rossum (están en internet y en FB), que vende muchas cosas para cosmética, y ahí podés encontrar el caolín o arcilla blanca. Saludos!

  10. Belén

    Hola Mariana! Buscando un jabón para el pelo he dado con tu blog y ya me quedo!!! Me encanta!! Y el jabón conejo feliz lo hago este finde sin falta!!! Pero leyendo este post me entró una duda…..nunca he visto el vinagre blanco!!!!! Dónde puedo encontrarlo?? Muchas gracias y te animo a seguir compartiendo truquillos para hacernos la vida más sostenible!!!!

    • ¡Hola Belén! No sé qué pasó… se me escapó este comentario y no había visto que lo habías dejado. El vinagre blanco es el vinagre “normal” que puedes conseguir en cualquier supermercado. Espero que no sea muy tarde para la respuesta.

      ¡Saludos! :-)

  11. Mónica

    Hola Mariana

    Quisiera saber dónde compras la manteca de karité!

    Muchas gracias

    • ¡Hola Mónica! La compré en Amazon, un paquete de 16oz (creo), y ese mismo lo tengo desde hace más de seis meses (rinde un montón).

  12. Excelente entrada!

    Mariana, ¿tendrás alguna receta para un lavavajillas casero?.

    Gracias de antemano :D, saludos.

    • ¡Hola Raul! Qué bueno que te haya gustado. Para lavar los platos, yo uso jabón que hacemos en casa con aceite usado siguiendo esta receta. Todavía no la he publicado aquí en el blog, pero por ahora puedes usar esa :-) Te recomendaría que leyeras la entrada que publiqué sobre cuál es el jabón más sostenible. ¡Saludos!

      • Va que va, muchas gracias. Por cierto qué linda por tomarte el tiempo para respondernos!, los checaré!.

  13. Rosana

    ¡Hola Mariana!

    ¿Crees que el aceite de almendras de la receta de la crema hidratante se puede reemplazar por aceite de ajonjolí? Y, otra pregunta, jeje, ¿dónde consigues la manteca de karité en Medellín?

    ¡¡Un abrazote y mil gracias!!

    • ¡Holaaa! Sí, lo puedes reemplazar, pero seguramente cambiará el efecto que tenga en la piel. Lo otro es que el aceite de ajonjolí tiende a tener un olor medio fuerte, ¿no? Si eso no te molesta, no creo que haya problema. La manteca de karité sólo se consigue importada (aquí no hay producción, al menos que yo sepa). La mía la compré en Amazon, y me ha durado un montón… la tengo hace más de un año.

      ¡Un abrazo!

  14. Yo comencé usando el vinagre de manzana como tónico pero me brota, lo que me parece curioso porque la mayoría de personas manifiestan que les mejora el acné, así que quizás no sea para todo el mundo, en lo que sí lo uso es como desodorante, para lavarme el cabello (formula no-poo) y para tomarlo diluido en agua después de las comidas, lo que me ha costado mucho reemplazar es lo que uso para depilarme que es un polvo que venden en las tiendas del peluquero, no sé si sepas de opciones en este sentido, cabe anotar que ya he intentado con el sugaring y con mezclas hechas con cúrcuma (nunca con leche o miel porque soy vegana)

    En fin, muchas gracias por la publicación ¡Un saludito!

    • ¡Hola Aura! Qué raro que el vinagre te genere esa reacción… pero bueno, una muestra más de que cada piel es diferente :-) Voy a explorar otras opciones de tónicos, a ver qué me encuentro. He leído que algunas personas usan agua de arroz, pero la verdad no la he probado y la verdad me desmotiva pensar que tiende a dañarse pronto (a diferencia del agua con vinagre, que puedes tenerla por meses). Si encuentras algo que te funcione, me gustaría mucho que me lo compartas.

      Para depilarme uso sugaring (tengo pendiente compartir el tutorial aquí en el blog). ¿No te gusta esa técnica, o no te funciona bien?

      Gracias a ti por pasar por aquí a leer, ¡un abrazo!

  15. Sonia M

    Hola Mariana, MUCHAS GRACIAS x tu blog! Ha sido todo un descubrimiento hoy que tenia insomnio :)

    Te quiero dejar una receta que uso para destapar (o hacer mantenimiento) a las tuberias de la casa:

    1/2 taza de bicarbonato de sodio
    1/2 taza de vinagre blanco
    1 puñado de sal marina (todo lo que te quepa en la mano, el creador de las metricas internacionales debe estar furioso con esta super medidad jajaja)
    Agua

    Pon a hervir el agua, cuando este lista ponla en un balde plastico, echa el vinagre, bicarbonato (va a burbujear y salir espuma, es normal pero ten cuidado de no quemarte, por ello el balde debe quedar a la mitad con el agua). Por ultimo agrega la sal marina y revuelve (yo lo hago con cuchara de palo)…. listo! Echalo x el desahuegue :)

    Bye

  16. Catalina

    Hola Mariana, estoy en el proceso de conversión en mi hogar. Por favor me gustaría saber más sobre productos de aseo como para lavar la losa, limpia pisos y lavar la ropa. Si existe un curso virtual o más información de tu experiencia. Gracias

    • ¡Hola Catalina! Para lavar los platos y la ropa, yo uso jabón artesanal que hago en casa, a partir de aceite de cocina usado (las instrucciones espero publicarlas pronto, pero igual en internet hay mil tutoriales de eso). Para limpiar pisos, vidrios, etc, lo único que necesitas es vinagre diluido en agua y, de vez en cuando, algo de bicarbonato. En esta publicación hay algunas ideas. Espero que te resulten útiles. ¡Saludos!

  17. Francisca

    Hola Mariana, muchas gracias por animarnos a ser más concientes y sustentables desde lo cotidiano, en mi familia ya estamos avanzando en ello.
    En unas semanas estaré de vacaciones y dedicaré un tiempo a experimentar mi propio champú, desodorante, pasta dental, hidratante para el rostro (con aloe de mi huerto!)
    Estoy usando productos naturales y no puedo volver atrás, ya no encuentro sentido ni agrado en usar productos con decenas de ingredientes que ni siquiera puedo pronunciar y envoltorios miles, qué ya no tengo cómo reutilizar y en muchos casos ser cómplice de maltrato animal. Un abrazo desde Santiago de Chile.

    • ¡Hola Francisca! Qué bueno que te estés animando a experimentar con estas recetas. A mí me pasó lo mismo: cuando empecé a ver que podía reemplazar esos productos con cosas mucho más sencillas y hechas en casa, fue un punto de no retorno… me parecen cero atractivos esos productos, con sus empaques enormes y sus promesas imposibles jajaja. ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *